El Grupo Popular conmina a Susana Mora a seguir “explorando” la celebración de plenos telemáticos

Después de tres meses sin sesiones, el día 18 se celebrará un pleno presencial. El Consell ha demostrado una incapacidad para poner en marcha sesiones telemáticas como sí han hecho otras instituciones.
El Grupo Popular propondrá en el próximo pleno que la institución garantice las vías informáticas alternativas para poder mantener el orden y los ritmos de control democrático en situaciones excepcionales.

El 16 de febrero es la fecha en que se celebró el último pleno en el Consellde Menorca. Justo en el inicio de la crisis del coronavirus iba a celebrarse el pleno ordinario delmarzo, pero las recomendaciones sanitarias de confinamiento y de distancia social obligaron a posponer la sesión.

En lo que va de año la Corporación únicamente se ha reunido en dos ocasiones (además de la celebración de la festividad de Sant Antoni, que no tiene carácter decisorio sino ceremonial).

Los asuntos se acumulan.

El Grupo Popular ha pedido en varias ocasiones el restablecimiento de las sesiones plenarias con el objetivo de restablecer la normalidad democrática, que se sustenta en la participación de todas las fuerzas políticas representadas y en la posibilidad de ejercer el control a la acción de gobierno. En la última ocasión, ya en cauce oficial y como propuesta formal, Grupo Popular solicitó por escrito a la presidenta que pusiera en juego los recursos telemáticos para convocar las comisiones informativas y el pleno.

La petición tiene fecha de 10 de abril, despliega todo el articulado legal y se apoya en la legalidad vigente:

el Decreto Ley 11/2020, de 31 de marzo, por el que se establecen medidas urgentes complementarias sobre la crisis del COVID-19, y en cuya disposición final segunda  se modifica la Ley 7/1985, reguladora de las Bases de Régimen Local, introduciendo un nuevo apartado 3 al artículo 46. Tal modificación permite exactamente que las sesiones de los órganos colegiados de las entidades locales puedan llevarse a cabo por medios electrónicos y telemáticos, cuando concurran situaciones excepcionales de fuerza mayor, de grave riesgo colectivo, o catástrofes públicas que impidan y dificulten de forma desporporcionada el normal funcionamiento  del régimen presencial de las sesiones.  

Así fundamentó entonces el conseller Carlos Salgado esta propuesta y a la vez reclamación del Grupo Popular, que al amparo de esas disposiciones no comparte la interrupción por más tiempo del normal orden democrático.

Desde aquella petición hasta el momento presente, el Consell ha explorado las posibilidades de celebrar comisiones y plenos por vía telemática, ha requerido un informe técnico a SILME, la empresa que provee y mantiene la red informática institucional, y ha, igualmente, evacuado un segundo informe por parte de la secretaria de la Corporación.

Entre informe e informe, objeciones mediante y gran celo garantista (sobre los requisitos a cumplir y la legitimidad de los acuerdos, etc.) ha pasado el tiempo y la expectativa de celebrar plenos virtuales no se ha concretado en nada.

En los últimos tres meses, y ni siquiera desde el principio, los contactos “semi-oficiales” entre fuerzas políticas de la institución se han visto prácticamente limitados a una reunión semanal telemática de una comisión (que no junta) de portavoces, con asistencia de la secretaria de la Corporación a partir de la segunda cita y a demanda del Grupo Popular, para dejar constancia en actas de lo tratado. Los martes, con carácter excepcional y extraordinario.

En estos momentos, el cúmulo de asuntos y las necesidades de modificaciones presupuestarias, desaconsejan aplazar por más tiempo la capacidad decisoria de la Corporación, y la presidenta ha anunciado ya la intención de convocar un pleno presencial, con medidas de distanciamiento social y otras precauciones, para el próximo día 18. Antes, el día 11 se celebrarán las comisiones informativas, también de forma presencial.

El Grupo Popular, evidentemente, está conforme con la reanudación de sesiones, en línea con lo que venía reclamando, pero no puede dejar de expresar la decepción al ver cómo ese engranaje burocrático se ha demostrado incapaz de poner en marcha unos recursos, de los que dispone, y ver cómo otras instituciones de la isla sí han sabido y podido recurrir a la vía telemática.

A partir de todas estas reflexiones, el Grupo Popular presentará una propuesta para que la institución prosiga con el camino iniciado y despeje la posibilidad de que las sesiones a distancia (comisiones y plenos), con todas las garantías jurídicas puedan celebrarse en casos de necesidad o estado de alarma, como el que concurre en estos momentos. La propuesta, por tanto, intenta encarrilar el esfuerzo realizado para que desemboque en algo productivo y asegurar que en un caso de adversidad o ante un posible rebrote de la epidemia, se regularicen las convocatorias telemáticas.

X