El Govern modificará la Ley de Comercio para que Menorca no reciba un trato injusto en la aplicación del impuesto a grandes superficies

El diputado del Grupo Parlamentario Popular, Antoni Camps, ha explicado hoy que el Govern modificará la Ley de Comercio para evitar que Menorca sufra un trato injusto, una vez se aplique la exención del impuesto para los comercios de menos de 700 metros cuadrados.

 

La Ley de comercio, aprobada y modificada por el Pacte de Progrés, determina lo que es una gran superficie en función de las distintas islas. El Govern lo único que ha hecho es trasladar el concepto de gran superficie que marca la Ley de comercio al nuevo impuesto.

 

El portavoz del PP en la Comisión de Hacienda y Presupuestos ha recordado que siguiendo el criterio de la Ley de Comercio, aprobada por los grupos de la izquierda, un comercio en Menorca de 600 metros cuadrados debía pagar el impuesto mientras que, este mismo comercio, en Mallorca, no. “Una situación claramente injusta que desde Menorca no podíamos dejar pasar”.

 

Por este motivo, ha dicho Camps “existe el firme compromiso por parte del Govern de modificar la Ley de Comercio de forma que se considere un equipamiento comercial de gran superficie a todo el que supere los 700 metros cuadrados indistintamente de la isla que sea”.

 

Ha destacado que se trata de una cuestión que quedará resuelta y que suponía una injusticia para las empresas de Menorca, Ibiza y Formentera, en lo que hace referencia a las exenciones del impuesto sobre las grandes superficies en función de los metros cuadrados de esas empresas.

 

La Ley 11/2001 de Ordenación de la Actividad Comercial de las Illes Balears, modificada por la Ley 8/2009 establece en su artículo 13:

 

“En las Illes Balears tienen la consideración de gran establecimiento comercial los comercios al por mayor o al por menor que tengan una superficie útil para la exposición y la venta superior a 700 m² en la isla de Mallorca; a 400 m² en las islas de Menorca y de Ibiza; y a 200 m² en la isla de Formentera.”

 

El Parlament aprobará proximamente tres nuevos impuestos sobre las grandes superficies, rent a car y envases. Una medida que según el diputado menorquín “en condiciones normales, jamás se hubiera tomado, pero que es la única alternativa, en estos momentos de extrema dificultad, para poder financiar correctamente nuestra sanidad y nuestra educación públicas”.

 

Ha recordado que estamos sufriendo las consecuencias del despilfarro de la anterior legislatura, durante cuatro años se gastó muy por encima de lo que se ingresaba, y se consolidaron déficits de más de 1.000 millones de euros anuales, que ahora tenemos que pagar. “En 2013 tendremos que devolver a los bancos más de 800 millones de euros en amortización de la deuda e intereses, lo que  demuestra que, al final, las políticas equivocadas y suicidas, las acaban pagando los ciudadanos, como realmente está ocurriendo ahora”.

 

Antoni Camps ha subrayado que desde el principio el Govern se ha mantenido abierto a mejorar, consensuar y negociar los detalles de los distintos impuestos, y para ello, se ha reunido en muchas ocasiones con los distintos representantes de los sectores afectados, así como también lo ha hecho el Grupo Parlamentario Popular.

 

X