El Grupo Popular denuncia que el Consell no contrate a un bombero por no acreditar catalán

• El grupo mayoritario en la oposición considera absurdo que ante la necesidad de disponer de efectivos en temporada de máximo riesgo no se haga una excepción conveniente.

Pide flexibilidad y altura de miras para completar la plantilla y cerrar un capítulo muy desafortunado en la gestión del Parque de Bomberos.

“Tarde y mal”. Así tiene previsto cerrar el Consell de Menorca el proceso extraordinario de contratación de seis bomberos profesionales, en comisión de servicios, para cubrir las vacantes (6) que tiene el Parque insular durante la temporada de máximo riesgo de incendios forestales, según aprecia el Grupo Popular.

El proceso aún no se ha cerrado, pero se sabe ya que uno de los siete aspirantes interesados en esta convocatoria ha quedado excluído por no acreditar el nivel de catalán que establecían las bases (B1). Un segundo aspirante quedaría fuera por no haber hecho el preceptivo curso de bombero y otros cincoinicialmente podrían incorporarse al Servicio de Extinción de incendios en los próximos días.

El Grupo Popular critica que proceso intermitente y tardío que se ha seguido para garantizar la suficiencia de efectivos durante la temporada de máximo riesgo que, hay que recordar que empezó el 1 de mayo. Otras instituciones han llevado adelante convocatorias para dotarse de personal, con independencia de la suspensión de plazos del estado de alarma (aún vigente).

Ahora, igual que hizo en el momento en que se publicó la convocatoria extraordinaria en el mes de marzo, el Grupo Popular denuncia la incongruencia que supone tener necesidad de conseguir un perfil profesional y al mismo tiempo poner trabas para lograr el objetivo que se pretende en un año y unas circunstancias especialmente complicadas que eran incluso más inciertas en el momento de sacar el concurso.

El Grupo Popular pide al equipo de gobierno delConsell que sea razonable y flexible en la aplicación de las normativas que rigen estos procesos, porque “en estos momentos lo que hace falta, ha dicho la portavoz, es un bombero y no un filólogo”.

En el propio Govern balear tiene el Consellprecedentes de excepción en los que fijarse. La misma presidenta Francina Armengol tuvo que flexibilizar el rigor del decreto de conocimiento de catalán aprobado por su gobierno en marzo de 2018, a fin de asegurar las contrataciones de profesionales de la Sanidad. En la actualidad, se permite incluso que un facultativo o personal de enfermería que haya aprobado oposiciones tiene un periodo de dos años para poder conseguir y acreditar el conocimiento de la lengua. Eso es, el decreto se aplica con cierta transigencia.

En el caso concreto y actual de Menorca, el Grupo Popular destaca que no se trata de conceder una plaza fija, sino de un contrato eventual, en comisión de servicios, que cuando esté hecho acortará el período de la prestación a 4,5 meses (si no se siguen acumulando retrasos). Es absurdo, excluyente y denigrante que el requisito del catalán impida la contratación de este aspirante y con ello completar la plantilla para mayor seguridad de todo el colectivo y mejores garantías de servicio.

Además, en muchas convocatorias de función pública se da la oportunidad a los aspirantes de realizar unas pruebas para acreditar unos mínimos conocimientos y poder salvar el requisito.

Sugrañes recuerda además que el trabajo de los bomberos ni siquiera tiene tanta necesidad de relación y de atención pública como pueda darse en el caso de sanitarios respecto de sus pacientes. Estos efectivos vienen aquí y lo que se requiere de ellos es que conozcan las técnicas y los recursos materiales e instrumentos para la extinción de fuegos, estén en buena forma física y actúen en casos de emergencia con eficiencia, no que estén de “cháchara, de xerrameca o rallant en plà, asegura la portavoz.

Si el Govern balear se sometiera a la exigencia de conocimiento del catalán que pide para otros colectivos, tendría, desde luego, otra composición, remata la consellera Sugrañes.

X
Send this to a friend