Vicenç Tur quiere seguir con la fiesta

Los socialistas, y más concretamente su secretario general en Menorca, Vicenç Tur, siguen todavía pensando que las administraciones pueden seguir con el ritmo de gasto que habían llevado en los últimos años.

 

El paso del PSOE por las instituciones públicas ha sido demoledor. Además de dejar España con unas cifras de paro nunca conocidas, más de cinco millones de españoles no tienen un puesto de trabajo, tampoco quieren afrontar con valentía una reforma laboral; también han arruinado a la propia administración, gastando mucho más de lo que se ingresaba. En el año 2011 el déficit público en España fue de 90.000 millones de euros. ¡Una auténtica barbaridad!

 

El Gobierno del PSOE dilapidó el dinero pensando que nunca se acabaría. Con sus políticas irresponsables nos llevaron hasta el borde del precipicio. Pero España ya no puede seguir igual, aunque los socialistas sigan pensando que sí. La fiesta ya se ha acabado. Aquellas noches locas ya no volverán y ahora sólo nos queda pasar la dura resaca, como consecuencia de aquellas épocas de alegría.

 

El problema de los socialistas y de Vicenç Tur es que se piensan que lo hicieron todo bien. Están convencidos de que sus políticas económicas eran las correctas. Unas políticas que han provocado más paro, más déficit, más endeudamiento, más pobreza y menos fiabilidad exterior.

 

Afortunadamente, al fin, España tiene un gobierno que gobierna. Toma decisiones, por duras que estas sean. Está aplicando una serie de medidas imprescindibles para salir de la crisis. Unas medidas que hubieran podido ser más suaves si los gobiernos anteriores hubieran hecho las reformas cuando tocaba.

 

Los Presupuestos Generales del Estado son muy restrictivos. Y lo tienen que ser si queremos mantener y hacer sostenible el estado del bienestar. Se tiene que abrir el camino hacia la optimización de los recursos y se tienen que racionalizar el gasto. Se tiene que promover la reforma de las administraciones y se tiene que ir hacia un sector público más ágil y más barato. Y se tienen que poner los instrumentos necesarios para dinamizar el sector empresarial, las inversiones y las nuevas tecnologías.

 

El PSOE, mientras tanto, todavía vive en su mundo de desmadre y sin darse cuenta de que España ya no se puede permitir el lujo de seguir gastando por encima de lo que ingresa y no puede tener unas administraciones que asfixien la actividad empresarial.

 

Control y saneamiento de las cuentas públicas y flexibilización de la actividad empresarial, estas son las recetas para salir de la crisis, todo lo contrario de sus políticas que nos han conducido hasta el hoyo de la miseria.

 

Antoni Camps Casasnovas
Diputado autonómico del Grupo Parlamentario Popular

X