El Consell debe coordinar la respuesta a la coloración de las aguas del litoral

El Consell Insular de Menorca como administración competente en la cooperación con los ayuntamientos debe asumir el liderazgo en la búsqueda de la solución a los problemas de coloración que está teniendo el litoral menorquín en las últimas fechas.

En los últimos días, el problema se ha generalizado y afecta al litoral norte y sur de la isla y a playas ubicadas en los municipios de Es Mercadal (Arenal den Castell), Ciutadella (Es Talaier y Calan Turqueta), Ferreries (Cala Galdana), Alaior (Calan Porter) y Sant Lluís (Alcaufar), lo que evidencia que es un problema generalizado que requiere una respuesta global. De momento, los únicos ayuntamientos que no se han visto afectados son los de Es Migjorn Gran, Es Castell y Mahón.

A pesar de que no se ha demostrado que sea un problema de salud pública, el cierre de las playas genera incomodidades a menorquines y visitantes, causa pérdidas a trabajadores, autónomos y empresarios de las playas afectadas ante la menor afluencia de bañistas y ofrece una mala imagen de nuestro principal activo.

Con estos antecedentes, no se entiende que el tripartito del PSOE, Més y Po-demos del Consell Insular de Menorca siga en modo vacaciones y haya mirado hacia otro lado en lugar de asumir las responsabilidades que le son propias en materia de coordinación y soporte a los ayuntamientos de la isla.

Por este motivo, el Grupo Popular del Partido Popular insta a la presidenta, la socialista Susana Mora, y a los consellers de Cooperación Local, Maite Salord, y de Medio Ambiente, Javier Areas, a tomar cartas en el asunto y convocar de forma urgente a todos los ayuntamientos ante la alarma social que ha generado el color del agua de nuestras playas.

Es preciso disponer de un análisis serio y objetivo de las causas que están provocando la coloración y disponer de mecanismos para que las aguas vuelvan a su estado natural cuanto antes y prevenir que se vuelvan a producir. Es una situación que no beneficia a nadie y nos perjudica a todos.

Se trata de un problema insular que requiere respuestas insulares, ya que afecta a la imagen de toda Menorca en general y genera una mala experiencia de usuario a nuestros visitantes que no nos podemos permitir, ya que es todo lo contrario que la fidelización de los mismos.

Desde el Grupo Popular, esperamos que no se pierda ni un minuto más y se pongan en marcha los mecanismos que sean necesarios para encontrar de forma urgente una respuesta ante este problema.

El Consell Insular no solo está para prohibir y sancionar, sobre todo debe dar respuestas de forma ágil a los problemas que tienen los menorquines. Esta es la única manera de acabar con el divorcio entre la sociedad menorquina y su principal institución.

(Foto wwww.menorcaaldia.com )

No Comments

Post A Comment

X