Menorca necesita implantar una Escuela de Hostelería para mejorar la calidad.

  • Incomprensible desidia en el traslado de las disciplinas de hostelería del Maria Angels Cardona cuyos trámites deberían ser declarados de Interés Autonómico por Francina Armengol.
  • El Govern ha querido engañar a los menorquines al ‘vender’ un instituto de FP como una Escuela de Hostelería.
Coia Sugrañes explica los pasos que se deben seguir para garantizar una Escuela de Hosteleria en Menorca cuanto antes.

Menorca necesita una Escuela de Hostelería propia que permita mejorar la formación de los estudiantes y contribuya a reciclar a los profesionales en ejercicio, todo ello con el objetivo de incrementar la calidad de los servicios que prestamos a nuestros visitantes.

“Menorca no puede competir en precio con otros destinos de la cuenca mediterránea, principalmente por el diferencial de costes laborales, por lo que ha de dirigir todos los esfuerzos en incrementar la calidad de nuestra oferta”, razona la candidata del PP al Consell Insular, Misericordia Sugrañes. En esta línea, “hay que permitir la mejora y modernización de nuestra planta hotelera, agilizando trámites y fomentando el incremento de categoría, y también mejorar el servicio que prestamos a nuestros visitantes”.

“En los últimos años, el sector de la restauración ha dado un salto de calidad muy notable gracias al esfuerzo de centenares de profesionales, lo que sin duda redunda en una mejor experiencia de los turistas, ya que comer fuera es una de las actividades principales durante las vacaciones”, reflexiona Sugrañes.

Por todo ello, pensamos que es urgente el traslado y ampliación de plazas y cursos del Instituto Maria Angels Cardona. “No hay razón alguna que el Govern anunciara hace un año que el nuevo centro de FP abriría sus puertas para el curso 2020-2021”, critica. Habiendo dinero en la caja y presupuesto para ello, y tratándose de un edificio construido y que solo ha de ser reformado, sería deseable que se hubiera agilizado los trámites y el nuevo centro pudiera abrir sus puertas el próximo septiembre.

Tampoco hay razón para no haber declarado el proyecto de Interés Autonómico tal como hizo el Consell de Govern de la Comunidad Autónoma el pasado viernes para la Escuela de Hostelería que ha proyectado en Alcudia.

Ante esta decisión política, el Partido Popular de Menorca insta a la presidenta Francina Armengol a acelerar los trámites del futuro centro de Menorca mediante una declaración similar.

El PP Menorca lamenta y denuncia que el Govern del Pacte vuelve a incumplir sus compromisos con Menorca, al retrasar la respuesta a lo que constituye una reivindicación histórica tanto del sector docente como de los profesionales de la hostelería menorquina.

Es otro ejemplo más de la especialidad del Govern, anunciar promesas y luego olvidarse de ellas.

Más preocupado en el marketing que en la realidad, el Govern de la socialista Francina Armengol ha querido engañar a los menorquines, con el beneplácito de Susana Mora y de Maite Salord, llamando Escuela de Hostelería a un centro que es un instituto de Formación Profesional.

“Aplaudimos el traslado y la ampliación de plazas y disciplinas del Maria Angels Cardona, aunque lamentamos que llegue tarde de forma injustificada y que se venda a los menorquines como una Escuela de Hostelería sin serlo”, manifiesta Sugrañes.

Y revindicamos que Menorca apueste por la formación de nuestros jóvenes y profesionales a través de una Escuela de Hostelería propia dimensionada a la realidad menorquina, consensuada con el sector y complementaria a las actividades que se desarrollan en el instituto que se ubicará en la antigua estación marítima de Ciutadella.

Esta actitud sumisa y complaciente de Susana Mora y Maite Salord ante el Govern más centralista de la historia contrasta con el impulso que recibirá el sector turístico de Ibiza a través de la futura Escuela de Hostelería cuyo presupuesto asciende a 9 millones de euros, cifra que contrasta con los 3,1 del nuevo Maria Angels Cardona.

El conseller socialista, Iago Negueruela, destacó que con la Escuela de Hostelería de Ibiza se saldaba una “deuda histórica” que el Ejecutivo balear, no obstante, mantiene con Menorca con la cooperación necesaria de un gobierno en el Consell que no está ni se le espera.

“Menorca no puede prescindir de disponer de una Escuela de Hostelería con la que formar a nuestros jóvenes, reciclar a nuestros profesionales y contribuir a mejorar el servicio que damos a nuestros visitantes”, concluye Sugrañes.

X