COMUNICADO: El PP no será corresponsable del mayor atentado ambiental de la historia de Menorca impulsado por el PSOE

  • No ha habido ninguna oferta de consenso, sí mucha ocultación, manipulación y muchas preguntas sin respuesta
  • El PP reitera su apuesta por un uso inteligente de las energías renovables y su negativa a tapar mil hectáreas de la isla con placas solares y a levantar 8 molinos de más de cien metros de altura cuando los dos cables aportarán casi el 100% de la energía que consumimos a partir de 2025

El Partido Popular de Menorca niega haber rechazado la oferta de acuerdo de Susana Mora, Marc Pons y PSOE en relación al plan de descarbonización 2030 porque dicha oferta nunca se ha producido, ni desde la Presidencia del Consell Insular de Menorca ni desde la dirección del PSOE.

La presidenta del PP de Menorca y actual candidata al Consell Insular de Menorca, Misericordia Sugrañes, pidió a la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, el mes de agosto del año pasado un plan piloto para energías renovables, petición que mantenemos y reiteramos hoy porque el documento 2030 no responde a las características propias de un plan, tampoco es piloto porque no hace nada nuevo ni especial, ni es único, ya que Menorca está en la segunda fase de un grupo de 30 islas, entre ellas Mallorca e Ibiza, y no es sostenible.

La siguiente ‘noticia’ que tuvo el Partido Popular fue la presentación a los alcaldes de un documento genérico con algunas líneas de trabajo filosóficas que compartimos y que ocultó algunos ‘pequeños’ detalles y que curiosamente son nuestra principal oposición al plan: no queremos mil hectáreas de placas solares y ocho molinos de más de cien metros de altura en ubicaciones que desconocemos.

Es obvio, que dicho dato fue ocultado deliberadamente por Marc Pons y Susana Mora en un intento despreciable de manipular al resto de formaciones y a la opinión pública, demostrando un nulo respeto institucional, y una actitud maquiavélica.

En la rueda de prensa posterior, Sugrañes advirtió que el apoyo estaba condicionado a conocer el contenido del documento.

También ‘curiosamente’, el contenido del documento nunca fue trasladado a los alcaldes ni al Grupo Popular del Consell. Tampoco ha sido presentado nunca en rueda de prensa, ni está colgado en la web del Consell.

De forma extraoficial, hemos tenido conocimiento del contenido de dos versiones que el Consell dice haber enviado a la Unión Europea. Desconocemos si se han elaborado más versiones o la segunda es la definitiva y hemos abandonado el modo borrador.

Los cambios sin justificar entre las dos versiones del documento, los datos erróneos que se incluyen en él y que se trate de un refrito de aportaciones anteriores de diferentes autores y procedencia sin coherencia ni estrategia común no generan suficiente credibilidad y plantean numerosos interrogantes.  

Es muy evidente que el PSOE, Susana Mora y Marc Pons nunca han querido consensuar este documento con el Partido Popular, como tampoco han querido consensuar el Plan Territorial Insular, el Plan de Acción de la Reserva de Biosfera, la zonificación turística o el pacto por el turismo porque tienen un talante profundamente antidemocrático y desprecian a la mayoría de menorquines.

El Partido Popular considera que un documento que impulsa el mayor consumo de territorio en Menorca desde la irrupción del turismo merece ser aprobado con consenso entre las fuerzas políticas y sociales de Menorca, con toda la información sobre la mesa y sin ninguna pregunta sin responder.

En lugar de llevar al Pleno del Consell el documento con el único ánimo de buscar la confrontación política, el PSOE debería haberse sentado con el Partido Popular y explicar las razones que le han llevado a condenar a Menorca a consumir mil hectáreas de suelo rústico para instalar placas solares y ocho molinos de más de cien metros de altura cuando en 2025 tendremos dos cables que suministrarán casi el 100% de la energía que consumimos, hay en marcha una ampliación de Son Salomó, la idea de construir otro parque en los terrenos degradados de Es Mila I y Es Mila II, otro en las proximidades de la planta desnitrificadora de Es Castell, además de otras iniciativas razonables como la que propone el Partido Popular de Ferreries, de aprovechar los terrenos de la depuradora donde todavía hoy hay fangos contaminados.

Probablemente hay más zonas degradadas o aptas por la cercanía a una instalación que merecen ser tenidas en cuenta y cuyo uso para instalar parque solares el PP no solo defiende sino que impulsa allá donde tiene responsabilidades, como en Es Castell.

Sí al uso en determinadas localizaciones degradadas o especiales, al igual que sí a políticas de reducción de demanda gracias a un mejor aislamiento, lo que, además de más calidad de vida, reduce costes a las familias, sí a políticas de autoconsumo con la instalación de placas y molinos en las cubiertas (algo que no ha hecho el Govern del PSOE con la reforma de la cubierta del Recinto Ferial), sí a apostar por la biomasa y sí a la generación de biogás, fuentes de energía sobre las que no se ha estudiado suficiente su potencial en el documento 2030, lo que lamentamos profundamente.

Así pues, los gobiernos del PSOE, Susana Mora y Marc Pons, en lugar de hacer políticas de anuncios y propaganda con un único objetivo electoral, deberían haber abierto un periodo de exposición pública para que todos los colectivos y entidades, además de partidos políticos, pudieran acceder al contenido del documento enviado a la UE y hacerse las preguntas que nos hacemos desde el Partido Popular. Por ejemplo y entre otras, ¿cómo se gestionan los 400 MW de almacenamiento contemplados? ¿Por qué antes eran necesarios 600 MW y ahora solo 400 MW? ¿Dónde su ubicarán las baterías? ¿Cuánto territorio consumirán? ¿Cómo se gestionarán sus residuos? La lista de interrogantes es enorme.

El PSOE, Susana Mora y Marc Pons están cometiendo una irresponsabilidad tan grande como la demostrada con la nefasta gestión de la carretera general que les inhabilita para dar lecciones y consejos a los demás.

El Partido Popular de Menorca representa la opción de futuro y moderna que sitúa a Menorca en la vanguardia de la transición ecológica del mundo frente a una receta del pasado como es la instalación masiva e indiscriminada de placas solares y molinos de más de cien metros de altura en un territorio inapropiado con el agravante de que no es necesario.

Por mucho que le duela al PSOE de Menorca, a sus adláteres y altavoces mediáticos que les hayamos desmontado su estrategia electoral basada en prometer el 85% de energía renovable en Menorca sin explicar cómo y sin tener los recursos garantizados para ello y que hayamos evidenciado la inconsistencia de su plan, el Partido Popular de Menorca no se equivoca y no será corresponsable de un atentado ambiental contra nuestra isla como el que nunca se había producido hasta ahora.

Anunciamos que mantenemos una apuesta inteligente por las energías renovables y nuestra oposición a destrozar nuestro territorio de forma injustificada con mil hectáreas de suelo rústico destinado a placas solares.

Garantizamos que si obtenemos la confianza de los menorquines el 26-M convocaremos a partidos y entidades para revisar el contenido del mal llamado plan para adaptarlo a la realidad de Menorca, a la lógica y al sentido común, y una vez revisado será sometido a exposición pública para que todo el que lo considere oportuno pueda hacer aportaciones en un ejercicio de transparencia.

Por mucho que lo intenten el PSOE, Susana Mora y Marc Pons, no hay ninguna razón objetiva que justifique destrozar mil hectáreas de Menorca por mero interés electoral y partidista.

El Partido Popular no participará de dicha estrategia electoral, le pese a quien le pese.

El Partido Popular reitera su predisposición a consensuar una estrategia energética inteligente que resuelva las necesidades de los menorquines y mejore nuestra competitividad y genere empleo a través de un modelo económico sostenible.

Una estrategia que no solo aborde la reducción de gases contaminantes, que también plantee abiertamente el futuro de la central eléctrica, su ubicación y su papel, que también plantee cómo abordar la fragilidad de las líneas de alta tensión evidenciada el 28-O, no una estrategia política de un partido que ha fracasado estrepitosamente allá donde ha gobernado y que necesita presentarse a las elecciones haciendo bandera con promesas irresponsables e irrealizables, con el beneplácito y la colaboración de Més per Menorca y Podemos y el silencio de los que se llevan las manos a la cabeza por dos enlaces que pretenden garantizar una carretera segura y cómoda y aplauden que se reduzcan 0,6 hectáreas de un tramo de carretera y ahora secunden destrozar 1.000 hectáreas de suelo rústico forma innecesaria e injustificada.  El modelo energético de la isla debería ser abordado desde la perspectiva de un pacto de estado al igual que el propusimos en turismo y al igual que el que requiere la ordenación del territorio, pero el PSOE no solo no se quiere sentar a negociar sino que oculta de forma deliberada datos clave, lo que no ofrece las mejores condiciones de partida para ello.

X