La falta de servicios públicos en la playas vírgenes, un ejemplo más de incapacidad

A pesar de tener partida presupuestaria en tanto que es una actuación que se ha venido repitiendo cada año y que es por todos conocido que el 1 de mayo se da el pistoletazo de salida a la temporada turística, el director insular de Medio Rural y Marino, Miquel Truyol, no emitió informe con el que arrancar el procedimiento administrativo ordinario para la instalación de sanitarios portátiles en las playas vírgenes hasta el 20 de abril del presente año. El resultado es que a día de hoy los usuarios de las playas de Calan en Turqueta, Son Saura, Macarella, La Vall, Cavalleria, Binimel.là, Es Talaier y Alforí han de hacer sus necesidades en sanitarios portátiles contratado a dedo y por urgencia.

Y así será al menos hasta principios del mes de agosto, en el mejor de los casos, es decir, tres meses después del inicio de la temporada turística.

El pasado miércoles 18 tuvo lugar el último trámite administrativo realizado. En él, se repasó la única oferta presentada, Lloguer de Sanitaris Portàtils, SL a la que se le dan 10 días hábiles desde la fecha de notificación para que aporte la documentación requerida.

El retraso que acumula la contratación del servicio es una muestra más –y por desgracia ya llevamos muchas- de la desidia, falta de diligencia y de trabajo del equipo de gobierno del Consell Insular, formado por PSOE, PSM-Més y Podemos.

En este caso, se trata de la Conselleria de Medio Ambiente y Reserva de la Biosfera de Javier Ares, otro conseller que se caracteriza por su incapacidad para gestionar con unos estándares mínimos de diligencia, como también quedó patente en el retraso acumulado para resolver la avería de los molinos de es Milà.

Lo peor de todo es que esta falta de trabajo y dedicación tiene consecuencias negativas en la imagen turística que damos a nuestros visitantes, a pesar de que una de las primeras líneas de actuación es fidelizar al visitante ofreciendo una correcta experiencia de usuario de sus vacaciones en Menorca desde el 1 de mayo.

La no instalación de WC portátiles en nuestras playas vírgenes durante el mes de mayo se suma a la lista de actuaciones de turismofobia silenciosa del tripartito del No es No como cerrar Macarella y Favaritx, realizar obras en la carretera en pleno mes de julio, prohibir el alquiler turístico, tener un millón de euros para promoción sin gastar, despreciar el turismo de cruceros, a lo que hay que sumar las iniciativas legislativas y normativas en clave de prohibición y restricción que se están tramitando como el decreto de posidonia y el PTI (no al turismo de interior, no al turismo náutico, no al turismo de naturaleza, no al turismo rural).

Todo ello se produce a pesar de que el director insular de Medio Rural y Marino, Miquel Truyol, quien recientemente se felicitó de que no hubiera nadie en Favaritx en pleno mes de julio, admite en el expediente que “uno de los factores que más efectos negativos tiene sobre el medio es la presencia de de-posiciones humanas y restos de papel higiénico en los alrededores de las playas no urbanizadas con mucha afluencia de gente”. Menos mal que se trata de un asunto sobre el que admite su importancia.

Esta situación ha tenido su reflejo negativo en las redes sociales con videos de cala Mitjana titulados como “Cala Mitjana es una letrina”, noticias en portales informativos y comentarios de usuarios.

El expediente de contratación puede consultarse a través del siguiente enlace:

https://contrataciondelestado.es/wps/portal/!ut/p/b0/Dcq9CoAgEADgR7qgoQgaHJxaavFviUMljk4zEOvxa_zgAwcGXMZGB1a6MvJvG2IsTPmcQqzIHHcmTxX9H0CDA0dBNgZr7lEtr_C2T2ZTnZYD2_WZZygpiQ8igtMd/

No Comments

Post A Comment

X