La caldera de biomasa de Sant Lluís, una inversión muy cara para el municipio.

  • La instalación ha dejado de utilizarse por un cúmulo de problemas y han tenido que ponerse en marcha las calderas de gasoil para generar calefacción para los centros educativos Sant Lluís y Ses Canaletes.

La instalación de una caldera de biomasa como fuente de energía para la calefacción del CEIP Sant Lluís y la Escoleta Ses Canaletes está saliendo muy cara a los vecinos del pueblo.

La primera consecuencia de la medida surgida de los presupuestos participativos y que ha supuesto una inversión de 100.000 euros es que los jóvenes del municipio vieron reducido el espacio en la pista de skate.

Fue el principio de un cúmulo de despropósitos que demuestran que la caldera está “mal situada y mal diseñada”, en palabras de Pedro Tudurí, concejal y secretario general de la junta local.

Desde el primer día, un ruido molesto ocasionó quejas de los vecinos, una mala construcción del depósito de biomasa ha dejado inutilizado el cuarto donde se almacena el combustible con el agravante de que la ubicación escogida no permite su suministro desde el exterior, lo que obliga a la brigada municipal a entrar con un camión en la pista multifuncional y a realizar varios viajes para llenarlo.

Pedro Tudurí, concejal y secretario general del PP Sant Lluís.

Por si fuera poco, la caldera no funciona correctamente, por lo que se han tenido que volver a poner en marcha las calderas de gasoil y dejar inutilizada la caldera de biomasa.

El secretario general del PP de Sant Lluís, Pedro Tudurí, lamenta que “la inversión está saliendo muy cara a los vecinos de Sant Lluís”. Recuerda que fue “anunciada a bombo y platillo por la alcaldesa Montse Morlà a través de prensa, radio y televisión y solo faltó contratar a un pregonero municipal”. “Al final, lo único que ha quedado de los 100.000 euros es la foto que hemos pagado todos y las molestias de vecinos y usuarios. Nos ha salido muy caro el anuncio y la foto en la prensa”.

Tudurí critica que “nadie del gobierno municipal ha anunciado que la inversión de 100.000 euros que hemos pagado todos ha sido una chapuza que tenemos que pagar todos los santlluïsers y nadie ha asumido la responsabilidad ni ha pedido perdón”.

“Este ejemplo es otro más –continua- de los gobiernos de izquierdas que no dan ningún valor al esfuerzo que hacemos los vecinos a la hora de pagar impuestos”.

Para Tudurí, “la táctica del gobierno de Volem es la misma que con la procesionaria de la plaza des Pins, esperar a que llegue el verano”. “Cuando un gobierno no está preparado es mejor que no tome decisiones porque sus errores al final los acaba pagando el pueblo”, concluye.

No Comments

Post A Comment

X