Ministerio de Agricultura, Govern y Consell han coordinado las medidas para afrontar la liberalización de las cuotas lecheras

La portavoz de Economía del Grupo Popular, Asunción Pons, ha explicado hoy que el Gobierno central, durante este mandato, se ha mostrado muy activo y diligente para hacer frente a las repercusiones que tendrá la desaparición de las cuotas lecheras, como lo confirman las medidas tomadas y aplicadas por el Ministerio de Agricultura y que se resumen de la siguiente manera:

 

  • En primer lugar, la aprobación del “Paquete Lácteo” para conseguir una cadena alimentaria transparente y responsable para el productor primario, payeses y ganaderos, que son el punto más débil de la cadena; conseguir un precio justo para la leche, que como mínimo cubra los costes de producción; y garantizar unos ingresos y una renta digna a los profesionales del campo.
  • En el documento del Ministerio sobre la posición de España ante la UE en un escenario sin cuotas, de septiembre de 2013, la conselleria d’Agricultura del Govern balear incorporó un criterio de gran importancia: que, entre las explotaciones más vulnerables por dificultades de competitividad y situadas en zonas desfavorecidas, se incluyan las situadas en regiones insulares, como son las Balears. Exactamente lo mismo que solicita el PSOE, en una proposición no de ley, que será debatida mañana en comisión de Economía del Parlament.
  • El Govern balear ha apoyado el incremento de pagos para el vacuno de leche en la PAC 2014-2010, precisamente por la desaparición de las cuotas. Las ayudas ascenderán en conjunto a 93.579 millones de euros.
  • En Baleares, de los 158 productores, hay 146 que tienen contrato suscrito con las industrias transformadoras.
  • La conselleria d’Agricultura del Govern balear ha llevado a cabo negociaciones con las empresas industriales y distribuidoras para mejorar los precios.
  • En este aspecto concreto, en abril de 2013 la leche en Balears se pagaba a 27-28 céntimos/litro, hoy se paga a 35-36, 10 céntimos más por litro.

 

En lo referente a Menorca, el conseller d’Economia i Medi Ambient, Fernando Villalonga, ha explicado que, a pesar de haberse reducido en el último año el número de reses vacunas en un 3% -se ha pasado de 17.700 a 17.100 ejemplares-, se mantiene y se sigue cultivando la misma superficie agraria. En cuatro años solo se ha reducido en 560 hectáreas, un 1%, y hoy se mantienen 46.934 hectáreas declaradas en la PAC.

 

La diputada menorquina ha destacado también el trabajo realizado por el Govern para contar con un nuevo programa con acciones estratégicas sectoriales que dan respuesta a la liberalización de las cuotas lecheras, a través del PDR, y que entre otras medidas, contempla: la incorporación de jóvenes agricultores, que dará continuidad a los resultados conseguidos: 161 jóvenes payeses en Balears desde 2011, y este año 59 más, modernización tecnológica y nuevas inversiones en explotaciones e industrias agroalimentarias, o la mejora de la transformación y comercialización del producto.

 

“Payeses, ganaderos y propietarios hace meses que se preparan para afrontar el nuevo escenario sin cuotas lecheras. Hace meses que se han espabilado, sin tener que esperar a que llegue el PSOE con una PNL que llega tarde y con desconocimiento del sector”, ha manifestado Pons.

La parlamentaria se ha referido a la apuesta del campo de Menorca, que concentra 170 de los actuales 213 titulares de cuotas lecheras de Balears, es decir, el 80%, en favor de la producción y comercialización del queso con denominación de origen y que como resultado ha supuesto la fabricación de 75 toneladas en 2013, con un incremento acumulado de un 11,6% desde 2011.

 

En definitiva, “tanto el sector, como el Govern balear y el Consell Insular de Menorca han hecho sus deberes y se han preparado para afrontar con responsabilidad e inteligencia la nueva etapa que se abre después de la supresión de las cuotas lecheras”, ha dicho la diputada menorquina.

 

Cabe recordar, que el régimen de cuotas lecheras, en vigor desde 1984, fue implantado para reducir los efectos de un gran volumen de excedentes sobre los precios y la rentabilidad de las explotaciones lecheras en la Unión Europea. Esta fórmula, creada con carácter transitorio para asignar una producción máxima a cada Estado miembro, dejará de estar en vigor el día 31 de marzo de 2015, cuando se producirá la liberalización, según se acordó con la reforma de la PAC de 2003.

 

 

X