«Mal comienzo y peor continuidad en el traspaso de la promoción», por Coia Sugrañes.

El traspaso de la promoción turística al Consell Insular de Menorca empezó con mal pie cuando la coalición PSOE, PSM-Més y Podemos, al contrario de lo que hizo el Partido Popular de Menorca en el anterior mandato, aceptó de forma irresponsable una dotación insuficiente, además de regresiva, como acredita que el equipo de gobierno se haya visto obligado a aportar recursos propios para complementar la partida. Mal empezamos cuando los fondos traspasados son insuficientes y cada año lo serán aún más.

Continuó el mal camino cuando Maite Salord, a pesar de haber justificado el nombramiento de un director insular exclusivamente para en teoría estar preparados para recibir la competencia, decidió que 2018 iba a ser un año de transición, en lugar de empezar a ejercer efectivamente desde el 1 de abril. Tener un alto en cargo en nómina no bastó para ello.

Y el cúmulo de despropósitos ha tenido continuidad en las últimas semanas con con el adiós de la MeCup y con la decisión de no acudir en solitario a las ferias más importantes del año, tal como reclama el sector y aprobó por unanimidad el Pleno del Consell en noviembre de 2016.

Así pues, la supuesta apuesta de la Conselleria de Turismo que dirige el PSM-Més por combinar turismo y deporte ha recogido su primer éxito: la MeCup es historia y se va a Mallorca.

Es una muy mala noticia perder una competición que servía para promocionar el deporte de base, ya que permitía a equipos insulares competir con equipos internacionales y brindaba la posibilidad de que niños y familiares pudieran asistir a competiciones de primer nivel, y que era muy importante también para desestacionalizar la isla en Semana Santa.

Muchos establecimientos abrían sus puertas empujados por la MeCup y numerosos proveedores de servicios se beneficiaban de la actividad que suponía que cuatro mil personas, entre deportistas, asistentes y familiares, se desplazaran a la isla para el torneo internacional, con un volumen de negocio que la organización cifró en casi un millón de euros.

Desde el Partido Popular, lamentamos que en un escenario en el que hay recursos para destinar 130.000 euros al padel World Tour y 400.000 para carreras deportivas no haya sido posible retener un evento que funcionaba muy bien y que estaba consolidado.

Está muy bien traer eventos nuevos, si estos acaban funcionando bien, pero está mucho mejor retener los que están consolidados y que tienen garantizado un retorno social y económico.

El hecho de que en Menorca estemos en desigualdad de condiciones objetivas con Mallorca, en cuanto a capacidad y conectividad, nos obliga a contestar redoblando los esfuerzos, siendo mucho más imaginativos, más colaborativos y a poner más recursos. La respuesta nunca puede ser quedarse de brazos cruzados diciendo que hemos hecho todo lo que hemos podido. Y mucho menos tratar de desviar la atención diciendo que ahora hay más recursos que antes cuando el hecho incontestable es que con menos recursos la MeCup se celebraba en Menorca y con más recursos se celebrará en Mallorca.

Llueve sobre mojado en la pérdida de eventos deportivos de primera magnitud ante la pasividad de la coalición nacionalista PSOE, PSM-Més y Podemos. Y es que la despedida de la MeCup se suma a las pretéritas de las regatas Maxi y Tallship y que la Copa del Rey de barcos de época (Panerai) pasara a ser bienal.

El traspaso de la competencia en promoción turística y, por lo tanto, de la capacidad de decisión, debería servir para evitar que este tipo de cosas pasen delante de nosotros mientras el gobierno del Consell sigue pasivo viendo languidecer un mandato perdido y agotado desde su bunker de la plaza Biosfera.

Misericordia Sugrañes Barenys,

Candidata del PP al Consell Insular de Menorca.

X