La Sindicatura de Cuentas informa de las irregularidades del Ayuntamiento de Alaior en las contrataciones durante la etapa PSOE-IU

El diputado del Grupo Parlamentario Popular y portavoz de Hacienda, Antoni Camps, ha explicado hoy que el Ayuntamiento de Alaior solicitó a la Comisión de Hacienda del Parlament de les Illes Balears, por acuerdo plenario de día 12 de septiembre de 2012, instar a la Sindicatura de Cuentas a fiscalizar 17 expedientes de contratación formalizados por el Ayuntamiento de Alaior desde el año 2008 y sobre los que se habían observado graves irregularidades.

 

El 11 de junio de 2013 la Comisión de Hacienda aprobó instar a la Sindicatura de Cuentas a revisar los contratos administrativos locales del Ayuntamiento de Alaior.

 

Antoni Camps asegura que el informe de la Sindicatura es demoledor y en él se han observado graves incidencias que van desde dos casos de contratos verbales, en los que se han vulnerado todos los procedimientos de contratación y son considerados por la Sindicatura, nulos de pleno de derecho; pasando por contratos en los que los pliegos de cláusulas administrativas vulneran la legalidad o contratos en los que falta documentación imprescindible para poderse realizar dicho contrato, o varios casos de fraccionamientos del contrato, o contratos sin previsión de partida presupuestaria, etc.

 

“Los contratos estaban amañados desde el principio. Los pliegos de cláusulas administrativas estaban plagados de importantes deficiencias. En algunos casos no se exigía determinada documentación, que es imprescindible para hacer el contrato. No hubo ningún control de las obras ni del cumplimiento de las condiciones acordadas. En definitiva, la Sindicatura demuestra que los años de gobiernos en coalición, entre socialistas e Izquierda Unida, fueron un caos absoluto, que desembocó en amiguismo y red clientelar”, ha destacado el portavoz popular en la Comisión de Hacienda del Parlament.

 

En general, en todos los contratos fiscalizados se observan importantes deficiencias en cuanto al cumplimiento de la normativa reguladora y de los principios rectores de la contratación del sector público (publicidad, libre concurrencia, transparencia, objetividad, igualdad y no discriminación).

 

El informe de la Sindicatura de Cuentas ha puesto de manifiesto un modus operandi de total impunidad por parte de los responsables socialistas del Ayuntamiento de Alaior. “Se creían que el ayuntamiento era su cortijo particular y hacían y deshacían prescindiendo totalmente del cumplimiento de la Ley de Contratos y saltándose a la torera los principios de transparencia, objetividad, libre concurrencia e igualdad”, ha remarcado Antoni Camps.

 

“Estamos ante un caso de corrupción sistemática. Alaior fue gobernada desde la falta de rigor y de transparencia, con contrataciones verbales y con fraccionamiento de contratos, cuestiones que son irregularidades graves e incluso delitos tipificados. El informe de la Sindicatura apunta, por tanto, a la posible comisión de un buen número de delitos y, por tanto, debe ser remitido a la Fiscalía anticorrupción para que se puedan depurar responsabilidades”, ha dicho finalmente el diputado Camps.

 

 

X