La primera Llei Agrària de Balears: un nuevo marco para la continuidad del sector primario en las islas

Durante los 30 años de autonomía en Baleares, el sector agrícola-ganadero ha sufrido la falta de una norma general reguladora de su actividad. Desde el Partido Popular lamentamos que todas las cuestiones relacionadas con el campo, sus protagonistas -los payeses- y sus actividades hayan sido un tema menor, de “segundo orden”, para el anterior Govern del Pacte PSOE-PSM.

 

Pero ahora, desde junio del 2011, volvemos a contar en el Govern de les Illes Balears conla Conselleriade Agricultura, que había sido suprimida por el Govern del Pacte, aquel gobierno que no valoraba la importancia de este sector para dinamizar y equilibrar la estructura económica del archipiélago, por lo que redujola Conselleriaal  nivel de “dirección general”. Ha sido este Govern del Partido Popular quien, cumpliendo los compromisos contraídos con agricultores y ganaderos, ha recuperado este departamento enla Administracióndela Comunidad Autónoma.

 

El presidente José Ramón Bauzá cuenta al frente dela Conselleriacon Gabriel Company, la persona que mejor conoce la situación, problemas y reivindicaciones del sector. Entre estas reclamaciones destaca una petición que se ha venido planteando desde hace años: contar con una normativa específica que ayude, ordene y dé  impulso a la agricultura y ganadería para garantizar su continuidad y viabilidad.

 

Constituye una acertada decisión política que, por fin, se ha aprobado en esta legislatura, cuando el Govern balear ha iniciado la redacción de la futura Llei Agrària de les Illes Balears; una iniciativa positiva que ha sido recibida con satisfacción por las organizaciones profesionales agrarias, tal como ya han manifestado las OPAS de las distintas islas.

Así lo han expresado las asociaciones menorquinas, mientras quela Mesa Agràriade Mallorca ha afirmado que “la Llei Agràriaes un objetivo tangible y posible que puede reportar enormes mejoras para la payesía con un coste mínimo o inexistente parala Administraciónautonómica”.

 

En esta fase inicial, en la que redacta el proyecto de ley, el Govern balear  ha abierto un diálogo con estas asociaciones profesionales, las cooperativas y los representantes del campo de Mallorca, Menorca y las Pitiusas; y también ha recabado las propuestas de las instituciones como los Consells Insulars. Impulsa una amplia participación para incorporar todas la aportaciones y aspectos al objeto de contar con un primer texto en un plazo de tres meses, alcanzar el máximo consenso, y remitirlo al Parlament para su tramitación a finales de este año o bien a principios del 2014.

 

Con esta normativa autonómica, el Govern balear quiere regular la agricultura, sus actividades complementarias, la política agroalimentaria y de desarrollo rural, en el marco dela Política AgrariaComún (PAC) y la legislación estatal. Al mismo tiempo, la nueva ley ordenará el sector agrícola-ramadero y la silvicultura en todos sus ámbitos, desde la producción hasta la comercialización.

 

Tal como ha avanzado el conseller Company, la prioridad de esta norma es el mantenimiento y el fomento del tejido agrario de las Balears como sector productivo y al mismo tiempo como garante del medio ambiente.

Para conseguirlo, promoverá y facilitará la incorporación de capital económico y humano, especialmente jóvenes y mujeres; la mejora de las estructuras y explotaciones agrarias, su productividad y eficiencia, así como garantizar un nivel óptimo de sanidad animal y vegetal.

 

El texto legislativo también servirá para regular y definir las competencias de las administraciones implicadas y, como objetivo estratégico, reconocer y compensar los sobrecostes de insularidad y doble insularidad que afectan al sector primario en todo el archipiélago. Para ello se ha recabado la activa participación de los Consells Insulars en el proceso de redacción y definición de contenidos.

 

Otros aspectos que desarrollarála Llei Agràriade Balears consisten en la creación de un nuevo registro general agrario y la adecuación de los usos del suelo agrario para revalorizarlo mediante la diversificación y la incorporación de actividades complementarias que aporten más valor añadido.

 

La primera ley agraria de Baleares servirá para fomentar la investigación, el desarrollo, la innovación, la formación, las nuevas tecnologías y las energías renovables en los ámbitos agrario y rural.

Todo ello incrementará el prestigio, la calidad y la rentabilidad de la industria agroalimentaria de nuestras islas. La ley abordará de manera específica el fomento de la promoción y la comercialización de los productos locales mediante la denominación de origen y con indicación geográfica protegida.

 

Mientras hay unos grupos políticos, hoy en la oposición, que se dedican a boicotear buenas iniciativas como ésta, hay otros como el Partido Popular, que “van per feina”, gobiernan y aportan soluciones, como hace el Govern balear con una firme apuesta a favor de la agricultura y la ganadería de Balears, como lo confirma la decisión política de redactar la primera Llei Agrària de Balears.

 

 

 

Asunción Pons Fullana

Diputada del Grupo Parlamentario Popular

Portavoz del  PP en la Comisión de Economía

 

X