La portavoz del Consell Insular de Menorca, Salomé Cabrera, acusa al PSOE de ser cómplice de quebrar el Estado del Bienestar

El equipo de gobierno del Consell Insular de Menorca tomó posesión del cargo con la intención, como muy bien se ha dicho desde el principio, de estar dispuesto a gestionar y a cambiar la dinámica de la economía menorquina sin apenas recursos. Un hecho que se aleja por completo del victimismo del que habla el PSOE.

Después de la dura derrota electoral y de conseguir el peor resultado de la historia para su formación política, el señor Marc Pons lo mínimo que podría hacer es respetar los 100 días de gracia del nuevo equipo de gobierno, pero una vez más queda sobradamente demostrado su talante.

El PSOE ha pedido hoy, a través de los medios de comunicación, que “dejemos de quejarnos y nos pongamos a trabajar”. Por si no lo sabe se lo decimos: “En 60 días no podemos solucionar todos los problemas heredados por su nefasta gestión, que desgraciadamente para Menorca ha durado 12 largos años”.

El PP entró a gobernar con el compromiso de trabajar desde el primer día, y así ha sido. Nos hemos encontrado numerosas deudas que tendremos que aplacar pero somos optimistas, trabajaremos para mejorar la vida de los menorquines y para redirigir el rumbo de la isla, que en tiempos de Marc Pons, estaba tomando un camino demasiado peligroso.

Habla el señor Marc Pons de trabajo. Queremos recordarle que fue incapaz de conseguir la transferencia de promoción turística, incapaz de aprobar el Plan Director Sectorial de Carreteras, incapaz de aprobar el Plan Director Sectorial de Equipamientos Comerciales, incapaz de modificar el Plan Territorial Insular, incapaz de aprobar el Plan Insular de la Costa.

El señor Marc Pons no solamente nos deja una lista ilimitada de proyectos pendientes, sino que además, nos deja una muy delicada situación económica con un déficit estructural de 3 millones de euros. A ello, hay que sumarle que gastaba más de 3 millones de euros en personal de lo presupuestado y que dejó en jaque a la fundación de discapacitados y demás consorcios.

En definitiva, conjuntamente con el señor Francesc Antich, es complice de quebrar el Estado del Bienestar.

La consellera Salomé Cabrera le recuerda a Pons que si hubiese trabajado un poco más en vez de ser un presidente de foto, Menorca estaría mejor de lo que está.

X