La Ley para la garantía del suministro e incremento de la competencia en los sistemas eléctricos insulares y extrapeninsulares

Con esta Ley, de nombre tan largo, aprobada definitivamente el 17 de octubre, el Gobierno busca garantizar el suministro de energía eléctrica y su calidad, e impulsar la instalación de nueva generación más eficiente y la entrada de nuevos operadores en los sistemas para aumentar así la competencia.

 

Por su singularidad, los sistemas insulares y extra peninsulares son objeto de una regulación específica, con el doble objetivo de garantizar el suministro de energía eléctrica y su calidad al menor coste posible.

 

Por razones de cohesión territorial, y siguiendo el principio de tarifa única en todo el territorio nacional, los mayores costes del suministro eléctrico en los sistemas insulares y extra peninsulares son socializados entre todos los consumidores y considerados un coste permanente del sistema eléctrico. Es decir un ciudadano paga lo mismo por la luz en la península que en Baleares pero el coste de producirla es mucho mayor en las islas, por ello y para que este sobrecoste sea el menor posible resulta necesario incrementar la competencia y la eficiencia en estos sistemas.

 

Como viene siendo habitual el PSOE presentó vetos o enmiendas a la totalidad del texto legislativo y enmiendas parciales pidiendo cosas que o bien no eran competencia de este texto legislativo o bien implicaban mayor gasto público, lo que dado el esfuerzo de estabilidad presupuestaria que se está llevando a cabo y la necesidad de reducir el déficit tarifario que venimos arrastrando no lo hacen posible.

 

Se pidió la inclusión del gaseoducto Mallorca-Menorca, pero olvidaron que lo que esta Ley no prevé para ningún territorio son propuestas para el Plan de Infraestructuras 2014-2020, por lo que no podía incluirse una planificación así para Menorca, tal y como planteó el Grupo Socialista. Esta planificación se analiza y determina de acuerdo con el proceso de planificación establecido en la ley 34/1998, de 7 de octubre del sector de hidrocarburos.

 

También se pidió la inclusión de Mallorca y Menorca en el Mercado Ibérico de Electricidad (MIBEL) para lo que no es necesaria la habilitación legal propuesta. No entiendo qué sentido tiene presentar este tipo de enmiendas.

 

También se solicita mayores primas a las renovables cuando esta es una de las razones del gran déficit de tarifa que arrastramos, parece que no han aprendido nada de todo lo sucedido debido a su política energética.

 

En esta ley no hay ninguna traba a las energías renovables pero no estamos por la labor de seguir la senda marcada por anteriores gobiernos y que nos ha llevado a la situación en que nos encontramos.

 

Lo hacen por desconocimiento, es fruto de la desorientación que preside su política de oposición o simplemente es para ganar un titular y atacar las políticas que implementan los gobiernos que por primera vez legislan específicamente sobre estos temas para las islas. Cosa que por cierto ellos tuvieron dos legislaturas para hacer y no hicieron.

 

Esta ley pretende caminar hacia la igualdad en las condiciones de estos territorios respecto a la peninsula facilitando la competencia con nuevos operadores y disminuyendo el coste de producción de energia eléctrica, esto les parece tan malo que se oponen presentado vetos a la totalidad del proyecto.

 

 

Juana Francis Pons Vila

Senadora por Menorca

 

 

X