La Ley de Régimen Jurídico posibilitará la apertura de nuevos negocios en un solo trámite administrativo

El conseller d’Administracions Públiques, Simón Gornés, ha explicado hoy que la aplicación de la Ley de Régimen Jurídico para la Instalación, Acceso y Ejercicio de Actividades, tanto para la misma Administración como para los promotores y emprendedores provocará importantes efectos en la simplificación y la agilidad administrativa.

 

Ha asegurado que el 90% de los empresarios y emprendedores podrán poner en marcha sus negocios sencillamente presentando una declaración responsable, el 10% restante tendrá que solicitar algún trámite más porque para las actividades mayores o para la construcción de edificios nuevos, por ejemplo, necesitarán un permiso de instalación por el cual tendrán que esperar entre 2 y 4 meses.

 

Gornés ha destacado que con la aplicación de la nueva normativa se reducirán los trámites burocráticos a la presentación de una declaración responsable, por lo que desaparecerá “el resto del papeleo, tiempo y gastos”. “Se trata de facilitar las cosas y eliminar impedimentos, hoy abrir un negocio es una carrera de obstáculos y queremos que sea un camino recto”.

 

En lo referente a los cambios que se producirán dentro de la administración pública, el conseller ha explicado a la diputada del Grupo Parlamentario Popular, Asunción Pons, quien se ha interesado por el futuro de la Ley, que en primer lugar se tiene que asumir un cambio de filosofía. Esta Ley se aplica para facilitar el trabajo a todos los ciudadanos que de forma responsable quieren abrir un nuevo negocio, aún así prevé una tarea inspeccionadora y sancionadora.

 

Por su parte, Asunción Pons ha hablado de la importancia de conseguir un equilibrio entre la libertad de establecimiento y la seguridad de las personas, así como ordenar las responsabilidades de cada parte que interviene para facilitar la inversión y la iniciativa privada en Baleares que constituye un objetivo de gobierno de este mandato.

 

Ha destacado que el Partido Popular propugna un cambio de mentalidad que afecte tanto en el mismo funcionamiento dela Administración como también en los promotores y emprendedores de actividad económica productiva. Este nuevo planteamiento consiste en pasar de unos criterios intervencionistas y de control previo, a la confianza en la buena fe de los empresarios e inversores, con una inspección posterior.

 

La diputada menorquina destaca la desaparición de la tutela administrativa que bloqueaba e impedía importantes iniciativas, pero, por contrapartida, los promotores tendrán una mayor responsabilidad, junto con los técnicos, que asumen unas funciones de gran relevancia.

 

Asunción Pons valora muy positivamente el hecho de que a partir de ahora con un solo procedimiento se incluya la licencia de obras y la de actividad, hechos que permitirán reducir costes y ganar tiempo.

X