La izquierda rechaza la petición del PP para que el Govern consensúe con el sector del ocio nocturno las condiciones de su reapertura

El PP pide que se llegue a un acuerdo con el sector, respetando todas las exigencias sanitarias, y no se le discrimine frente a otros colectivos que sí pueden reiniciar su actividad
  La diputada Salomé Cabrera censura la falta de diálogo del Govern y advierte que esta prohibición puede favorecer el incremento de fiestas privadas y botellones sin ningún control.

 

Los partidos que dan apoyo al Govern han rechazado esta tarde, en la Comisión de Economía del Parlament, la Proposición No de Ley presentada por el Grupo Parlamentario Popular y defendida por la diputada Salomé Cabrera a través de la que se instaba al Govern a consensuar con el sector de empresas de ocio nocturno, de qué manera este colectivo podrá iniciar su actividad, teniendo cuenta las distintas realidades de cada una de las islas y tipologías de establecimientos, siempre cumpliendo con todas las exigencias de seguridad sanitaria y protocolos establecidos, de tal manera que no se incurra en una discriminación hacia este colectivo y que dispongan de las mismas condiciones y oportunidades de reactivar paulatinamente su actividad que otros colectivos y otros destinos y zonas turísticas a nivel nacional.
Además, la iniciativa registrada por el Partido Popular instaba también al Govern balear a dar cuenta en el Parlamento de las soluciones que finalmente se adopten a este respecto. Durante su intervención, la diputada Salomé Cabrera ha afirmado que “hay que valorar mucho que desde el empresariado se está trabajando para reanudar la actividad lo antes posible y recuperar puestos de trabajo. Todas las actividades que han podido así lo han hecho,

sin embargo el Govern está impidiendo la apertura a los establecimientos de ocio nocturno, a pesar de que a nivel nacional está permitido”.
En este sentido, Cabrera ha señalado que “hoy mismo hemos visto en prensa que el Govern pretende no permitir abrir a estos locales hasta final de año e incluso prolongar la prohibición en 2021, lo cual nos parece discriminatorio, ya que son negocios legalmente establecidos, que cumplen con todos los requisitos para su autorización, que han manifestado que tienen preparados todos los protocolos y los requisitos sanitarios y que asumen todas las reducciones de aforo u horarios que se establezcan”.
La popular ha apuntado que con esta decisión se constata “la falta de voluntad política de llegar a acuerdos por parte del Govern, a pesar de que el sector y las patronales están haciendo propuestas al Ejecutivo. También se pone de manifiesto que no se está produciendo un trato de igualdad con otras actividades” y ha añadido que “nos preocupa que la consecuencia sea que otros locales no autorizados para desarrollar estas actividades estén ocupando ese vacío provocado por la prohibición de abrir, pero de forma clandestina, sin las medidas de seguridad y sanitarias pertinentes, además de que esta prohibición fomente las fiestas privadas multitudinarias o los botellones, entre otras actividades”.
Cabrera ha criticado que “una vez más el Govern opte por prohibir lo que no sabe gestionar” y ha afirmado que “no quisiéramos pensar que el Ejecutivo está aprovechando la pandemia para prohibir actividades económicas con las que no está de acuerdo pero que son legales”. “Si no dejan abrir a estas pequeñas empresas por motivos no objetivos se les abocará al cierre y más cuando no hay garantía de que los ERTE se prolonguen más allá del 30 de junio”, ha dicho la diputada del PP.
Finalmente, Salomé Cabrera ha apuntado “nuestra PNL reclama que impere el diálogo y en consenso y, sobre todo, que el Govern cuente con los afectados a la hora de tomar decisiones que pueden afectar a su futuro”.

X