La Gran Mentira del Verge del Toro

Esta semana se ha celebrado en el Parlament el debate de política general de la Comunidad Autónoma, del que se pueden extraer tres cuestiones importantes  a destacar:

 

En primer lugar, la presidenta del Govern olvidó por completo anunciar nuevas inversiones para Menorca, pasó de puntillas por la isla, destacando como únicos logros de su gestión 4 actuaciones: el Centre Bit de Alaior, la implantación del servicio de radioterapia (que por cierto, lleva un retraso importante), la mejora en los desplazamientos para enfermos y  la escuela de Adultos de Mahón.

 

Lo más llamativo es que todos esos proyectos ya se habían gestionado y financiado durante el pasado mandato, por lo que en 15 meses, Francina Armengol ha sido incapaz de invertir un solo euro en un proyecto novedoso para Menorca.

 

En segundo lugar, la presidenta del Govern pronunció un discurso electoralista centrado en temas sociales y educativos pero olvidó hablar de los recortes en las urgencias del Hospital Mateu Orfila, del colapso en los centros de atención primaria, de la negativa de la conselleria de Sanidad a reemplazar el equipo de rayos X del centro Dalt San Joan de Mahón, tampoco explicó que Menorca ha perdido 18.000 estancias y más de 1.225.000 euros de financiación ya comprometida en la anterior legislatura para la dependencia, y que desde hace casi año y medio están pendientes de instalar 5 camas sociosanitarias en Mahón. Otros 275.000 euros perdidos.

 

En el ámbito educativo, olvidó mencionar que Menorca es la única isla que empieza el curso con menos profesores, 21 docentes menos, elevadas ratios, 13 aulas prefabricadas, recortes en atención a la diversidad o varios centros en obras, sin entrar a valorar el desmantelamiento que está sufriendo la concertada o la persecución que viven los profesores de religión. Esa es la realidad de la educación en Menorca.

 

En tercer lugar, y lo más importante, es que Frnacina Armengol no tiene planes de futuro para Menorca, ha olvidado por completo sus compromisos con los menorquines, hasta el punto que una de las grandes reivindicaciones y caballo de batalla del pasado mandato, la reconversión del antiguo Hospital Verge del Toro en un centro sociosanitario, ha pasado a un segundo plano.

 

Al mismo tiempo que la presidenta anunciaba una inversión de 119 millones de euros para el antiguo Hospital de Son Dureta (Mallorca) y más de 5 millones de euros para el antiguo Hospital de Can Misses (Ibiza) aseguraba que el Verge del Toro se encuentra en estado ruinoso y que no habrá inversión para Menorca.

 

Lo que no sabemos es cuándo empezó a mentir la Sra. Armengol, si durante el pasado mandato cuando insistía y exigía la reconversión del Hospital en un centro sociosanitario, a pesar de las advertencias del PP de la situación del Verge del Toro y de la inadecuación de un edificio vertical con más de 50 años de vida, resultando mucho más barato, más ágil y más cómodo para los usuarios la construcción de un nuevo centro, o si miente ahora, tras constatar el ninguneo del Govern hacia los menorquines.

 

Lo más lamentable de esta situación, es que sus socios menorquines Més per Menorca, PSOE Menorca y Podemos han sido incapacidades de conveniar con la presidenta una financiación justa para nuestra isla, y de acordar, previo discurso, la ejecución de los proyectos prometidos para los 100 primeros días de gobierno. Señores, se les agota el tiempo.

 

Aquellos que en la pasada legislatura se presentaban al Parlament con sus camisetas verdes para reivindicar todo tipo de actuaciones para Menorca, ahora callan y votan al son de las directrices que marca Mallorca, incluso salen por la prensa a reclamar e instar al Govern a que cumpla con sus compromisos, olvidando que, ahora, ya no están en la oposición, ahora, forman parte de ese mismo gobierno al que piden limosna para Menorca.

 

Asunción Pons Fullana

Secretaria General del PP Menorca

 

X