Govern y Consell, incapaces de arrancar los proyectos pese a tener dinero en caja

  • Confunden anuncios y fotos con realidades y a día de hoy se tienen paralizadas actuaciones muy relevantes por su alarmante incapacidad de gestión y falta de diligencia.
  • Los geriátricos de Mahón y Es Castell, el traslado de los lodos contaminados de Ferreries, la consolidación de la estructura del Virgen de Monte Toro, la recarga con agua depurada del acuífero de Migjorn, proyectos virtuales.

Es una constante a lo largo de la legislatura que el Govern y el Consell Insular de Menorca confundan los anuncios y las fotografías con las realidades y que ambas administraciones son incapaces de poner en marcha los proyectos anunciados, mucho menos de cumplir los plazos previstos. Y todo ello a pesar de contar con superávit de 144 millones de euros en las cuentas públicas y 1.350 millones de euros más en ingresos no financieros que durante los años de gobierno del Partido Popular. 

 

La falta de diligencia e incapacidad de gestión es más manifiesta aún si se tiene en cuenta que Francina Armengol se vio obligada a sacarse de la manga un decreto que en teoría iba a recortar los trámites administrativos para poder presentarse a las elecciones con alguna foto de colocación de primera piedra.

 

Los últimos ejemplos de la larga lista de proyectos e iniciativas non nantas pero ampliamente publicitadas son la redacción de un plan de contingencia y un comité de coordinación para hacer frente a un cero energético del que a día de hoy solo conocemos el anuncio, lo que, como todos los menorquines saben, nada tiene que ver con la realidad; los geriátricos de Mahón y Es Castell que a la hora de la verdad no cuentan con presupuesto en 2019 para afrontar obras de estas características; el traslado de los lodos contaminados de Ferreries cuyo proyecto todavía no está licitado y, por lo tanto, no redactado y que en el mejor de los casos no podrá pagarse hasta 2020; la recarga del acuífero de Migjorn de la que la única noticia que se tiene es que cuenta con fondos de la eco-estafa de 2016; el centro de salud de Alaior que todavía no cuenta con la declaración de interés autonómico; y las reforma de la Sala Augusta y la actuación en la estructura y fachada del Virgen de Monte Toro son solo algunos ejemplos de la alarmante incapacidad de gestión de los gobiernos de la coalición nacionalista que gobierna Consell y Govern.

 

Es muy lamentable que inversiones necesarias para los ciudadanos no vean la luz por la negligencia de gobiernos irresponsables, a pesar de tener recursos para ello, máxime después de un periodo en el que los ingresos de las administraciones no permitían abordar proyectos de este tipo por falta de recursos.

X