Sugrañes exige soluciones ya a la falta de médico para valorar la dependencia

  • “No me entra en la cabeza que por 10.000 euros al año no tengamos el servicio cubierto” critica la presidenta del PP quién se pregunta a qué está esperando el Govern para hacer más atractivas las plazas de este servicio
  • “Si la consellera no es capaz de resolver este problema, en lugar de uno, tenemos dos problemas”

La falta de un médico que realice las valoraciones necesarias para acceder a las ayudas de la Ley de Dependencia desde hace meses es un grave contratiempo para los afectados y sus familias, otra muestra que estamos ante el Govern más centralista de la historia, al que no le importan los problemas de los menorquines, y el más ineficaz, ya que, a pesar de disponer de más recursos económicos que ningún otro, es incapaz de arrancar proyectos y de aportar soluciones. Todo ello con la complicidad de la coalición nacionalista de PSOE, PSM-Més y Podemos que es incapaz de exigir y reivindicar soluciones a los problemas de los menorquines, como ha quedado demostrado una vez más, al frente del Consell.

 

Al igual que sucedió con las pruebas a las embarazadas, el Govern solo se reacciona tarde y mal a los problemas cuando éstos aparecen en los medios de comunicación.

 

La consellera de Bienestar Social, la nacionalista Fina Santiago, admitió el pasado 7 de noviembre que, a pesar de que la falta de médicos para las valoraciones de la Dependencia es un “problema grave”, ella es incapaz de encontrar soluciones, como queda demostrado en que la única medida tomada hasta la fecha es desplazar a Menorca médicos de Mallorca, respuesta totalmente insuficiente e ineficaz, a la vista de las denuncias de los usuarios. “No tenemos capacidad de resolver este problema”, dijo la consellera en su intervención en la comisión parlamentaria.

 

La presidenta del Partido Popular, Misericorida Sugrañes, califica de “muy grave que una consellera del Govern Balear, que está para resolver los problemas y que tiene a su disposición, presupuesto, capacidad normativa y se sienta en el mismo Consell de Govern que la consellera de Sanidad, no sea capaz de ofrecer una solución de forma inmediata y que estemos en esta situación desde el mes de agosto”. En este sentido, añade que “no me entra en la cabeza que por 10.000 euros al año que hay de diferencia, entre lo que cobra este médico y uno del Ib-Salut no se hayan tomado medidas desde hace meses”.

 

“El Govern tiene 144 millones de superávit de 2017, este año acabará con más superávit aún porque es incapaz de poner en marcha proyectos, tiene 1.350 millones de euros más de ingresos no financieros que en el pasado mandato, a qué está esperando para subir el sueldo a los nueve médicos del servicio y hacer más atractivas estas plazas”, se pregunta la presidenta popular.

 

“No es la única solución, se me ocurren algunas más y que realmente solo necesitan sensibilidad y responsabilidad por parte de la consellera” a quien exige “que tome las cartas en el asunto que se merece una problemática como esta y deje de tirar balones fuera”.  

 

En esta línea, la consellera del Grupo Popular en el Consell, Aurora Herraiz, pone sobre la mesa “volver a contratar a médicos externos para realizar las valoraciones”  y “conceder la compatibilidad a los médicos del Ib-Salut”.

 

Conveniar el servicio con la medicina privada como se hace en muchas otras disciplinas también permitiría aligerar el servicio mientras se resuelve el problema de fondo del que se tiene conocimiento desde 2016 y que todavía no ha sido resuelto por el “el Govern de las fotos y los titulares”.

X