El Senado aprueba la creación de un grupo de trabajo para analizar la introducción en la distribución comercial de envases con materias primas renovables y sostenibles

La Comisión de Medio Ambiente y Cambio Climático de la Cámara Alta ha aprobado por unanimidad una moción del GPP tras acordar una transacción con todos los grupos. La iniciativa insta al Gobierno a crear un grupo de trabajo para analizar y fomentar la racionalización y reducción del uso de envases y embalajes, la introducción generalizada y gradual, en la cadena de distribución comercial, de envases y embalajes fabricados con materias sostenibles, renovables previstos en la ley de residuos y suelos contaminados.

Para la viceportavoz de Medio Ambiente del GPP, Juana Pons Vila, con esta moción “se impone la necesidad de abordar, de forma razonable, pero inaplazable, la adaptación del modelo de envases y embalajes a los criterios de sostenibilidad”.

La senadora por Menorca ha asegurado que la creación de este grupo de trabajo es una respuesta para afrontar los nuevos escenarios de competitividad, que exigen tener en cuenta el impacto medioambiental y la reducción de la nocividad de los mismos.

Además, la iniciativa solicita al Ejecutivo adaptar la normativa relativa a los envases y residuos de envases y embalajes sostenibles en la cadena de distribución comercial.

En este sentido, Pons Vila ha señalado que varios estudios de universidades españolas, con la ayuda del ministerio de Medio Ambiente, concluyen la contribución positiva del uso de embalajes sostenibles en la protección de la capa de ozono y en la prevención del cambio climático.

A renglón seguido, la senadora menorquina ha subrayado que la productividad y la competitividad se ven reforzadas al introducir elementos ecológicos en su cadena de producción.

“Por un lado, es altamente recomendable la combinación sostenibilidad-productividad para alcanzar la excelencia de la calidad, y por otro, el consumidor es cada vez más consciente de la importancia del respeto al medio ambiente, que en muchos casos es un factor determinante en la elección de comprar un producto u  otro”, ha señalado.

Por último, Pons Vila ha recordado que la Ley de medidas para mejorar el funcionamiento de la cadena alimentaria –aprobada el 2 de agosto- establece, entre sus objetivos, favorecer la generalización de la cultura de la sostenibilidad en la cadena alimentaria como factor de compromiso social, de incremento de la competitividad y de contribución a la mejora de la producción agroalimentaria.

X