El PP recuperará la Ley de Turismo de 2012 para incentivar la modernización hotelera

El turismo es nuestra principal industria y desde el PP se considera que la buena política turística consiste en gestionar.

 

Frente al `crecimiento cero´ del Govern actual se defiende el `crecimiento gestionado´, que consiste en otorgar protagonismo al sector privado, en facilitar la inversión e innovación privada y en acompañar con infraestructuras y bienes públicos cuando es necesario.

 

El PP no cree en el Impuesto sobre Estancias Turísticas pero mientras esté vigente y respecto de los fondos que se generen, proponemos una nueva priorización territorial y municipal de los mismos, con el objetivo de renovar las infraestructuras turísticas, los esponjamientos y las mejoras urbanas.

 

Se apuesta por recuperar la Ley de Turismo de 2012 en materia de turismo residencial, levantando las moratorias y desarrollando y reformando el Reglamento de la Ley de forma que nos permita adaptar aspectos tales como la mayor definición de los servicios turísticos, el establecimiento de análogos límites a la oferta extrahotelera que los que tiene la oferta hotelera y la necesaria regulación, control y régimen sancionador en el correcto funcionamiento de los canales de comercialización. En esta materia es también necesaria la coordinación normativa con la Administración General del Estado. También se apuesta por el desarrollo de un plan de reconversión y rehabilitación de destinos y zonas maduras.

 

Ley Turística

 

La Ley Turística propició la creación de puestos de trabajo al incentivarse el aumento de categoría de los establecimientos turísticos, por su fomento a las reformas y debido también a los cambios de uso que permite la ley.

 

La ley promueve la actuación en suelo urbano y no la ocupación de más suelo. Es más, premia la reconversión y rehabilitación para no crecer en las zonas POOT. Se trata de una ley que permite a los Consell Insulars que declaren actuaciones de interés turístico, así como que redacten su plan de desarrollo turístico para mejorar el destino.

 

Además, supone la eliminación de trabas administrativas y ofrece seguridad jurídica. Hasta la aprobación de la ley existía una sobre-regulación que desincentivaba la inversión en el sector turístico, con la nueva ley se aclara, simplifica y se adapta a las necesidades del sector al generar confianza y agilizar los trámites administrativos a los posibles inversores.

 

Durante el tiempo que ha estado vigente, se han invertido 87 millones de euros en reformas hoteleras en Baleares, con la creación de 2.000 puestos de trabajo, el aumento de ingresos por tasas de apertura pasando de 1.992 euros en el año 2011 a 650.000 en 2012. Se ha desarrollado 69 proyectos de reforma para aumento de categoría y ha supuesto que el 43% de las inversiones en compraventas de hoteles que se han llevado a cabo en España, hayan sido en las Illes Balears.

 

 

X