El PP exige responsabilidades por el caos en las playas y el riesgo que implica

La secretaria general del Partido Popular de Menorca, Asunción Pons, exige responsabilidades al Consell Insular de Menorca y a las administraciones competentes ante las quejas y los problemas que están surgiendo en las playas y entornos naturales de Menorca.

 

De nuevo la falta de previsión y la falta de una política adecuada han provocado el caos en Menorca. El Partido Popular critica el desgobierno actual que se materializa en colapsos en las playas, caos en los aparcamientos, deficiencias en los servicios, como el retraso en la habilitación de lavabos portátiles en las playas o la suciedad que acumulan los entornos naturales y urbanizaciones, vertederos incontrolados, y la desidia y la falta de apoyo a todo tipo de proyectos beneficiosos para Menorca, como la quejas de los organizadores del campus de la fundación Vicente del Bosque por la dejadez de las administraciones locales.

 

“Tras el caos y las quejas tanto de residentes como de turistas,  constatamos como los menorquines sufrimos la falta de liderazgo y una gestión sin rumbo y sin resultados”, ha manifestado Asunción Pons, quien exige un mayor control de los accesos a las playas porque “no solo perjudica muy gravemente la imagen de Menorca como Reserva de Biosfera sino que supone un peligro tanto para la degradación del medio como para la seguridad de los propios usuarios”.

 

Tal como ha manifestado la secretaria general del PP Menorca, “los actuales dirigentes políticos están más pendientes de las trifulcas internas que de dar solución a los problemas reales de Menorca”. Asegura que “viven de la inercia, de las políticas implantadas por el Partido Popular, pero esa inercia se acaba, y así se empieza a percibir” -tal como confirma PIME- quien apunta a una ralentización de la mejora en el mes de junio que se había constatado en mayo y en el mismo mes de la pasada temporada.

 

El PP considera que no hay motivos para el optimismo en Menorca, porque todo son pasos atrás, proyectos paralizados, decisiones que no se toman, indefinición y problemas que se eternizan porque no se resuelven. “Lo más grave es que cómo no saben qué han de hacer ni cómo actuar están transmitiendo su parálisis política a la sociedad y a la economía menorquinas”, ha lamentado Asunción Pons.

 

X