El Partido Popular reclama apoyo decidido del Govern para los sectores económicos y medidas compensatorias de la insularidad

6 de febrero 2020

El Partido Popular tiene claro que los sectores productivos de la isla merecen un apoyo decidido por parte de las instituciones baleares, y muy especialmente del Govern balear. Así lo ha declarado, una vez más, la presidenta de esta fuerza política, Misericordia Sugrañes, pero en especial como reacción a la voz de alarma que ha dado PIMe-Menorca a propósito de la congelación y recorte de ayudas.

 

Sugrañes ya se ha posicionado en varias ocasiones a favor de conseguir garantías y un marco de estabilidad y regularidad en las ayudas a los diferentes sectores que aún hoy tienen que realizar su actividad y generar sus productos en condiciones desfavorables.

 

“La insularidad sigue siendo el caballo de batalla porque compromete la competitividad de nuestras empresas”, ha indicado la presidenta del PP. . En este sentido, el incremento de los fletes y la ausencia de un Régimen Especial Balear que no acaba de cuajar, vinculado todo ello a la reducción de los apoyos, dibuja un panorama complicado precisamente bajo los pronósticos de una recesión. Para Sugrañes, el Govern balear tiene que tener más que nunca una actitud de apoyo firme, contundente y fiable para los territorios que acusan la doble insularidad. Sin complejos, ha rematado, porque las ayudas al tejido empresarial tienen una repercusión general, en el mundo del trabajo y en la circulación de capital.

 

El Partido Popular ha recurrido a la vía parlamentaria para urgir, una vez más al Govern balear que adopte una actitud más decidida. Hace tan solo unos días, la diputada autonómica Asunción Pons, presentaba sendas proposiciones no de ley para reclamar ese apoyo que viene faltando.

 

La diputada menorquina describe los retos que tiene que afrontar la pequeña y mediana empresa, que es la mayoritaria en nuestro territorio, para dar con fórmulas de rentabilidad. Los costes de producción, los costes laborales, las dificultades de acceso a mercados exteriores, la importación de materias primas y la necesidad de responder con agilidad a un mercado cambiante. Bajo este prisma no hay duda, asegura la diputada, que las empresas requieren ayudas para la modernización, profesionalización son imprescindibles, vitales.

 

Asunción Pons ha vuelto a insistir en que a lo largo del pasado ejercicio las PIMEs percibieron 1,5 millones de euros de ayuda en 2010, que habían sido 4,5 millones de euros en el ejercicio precedente (2018). El recorte es más que significativo y no es tolerable que el Govern argumente que las líneas previstas, para modernización, adquisición de bienes de equipo y nuevas tecnologías para los procesos productivos, posteriormente incrementadas, se agotaran por exceso de demanda o por cupos de subvención.

 

Con estos argumentos, Pons ha solicitado ante el Parlament que convoque de forma inmediata al Consell de la Industria de Baleares para informar sobre los criterios, programas y dotación presupuestaria para distribuir las ayudas a la modernización.

 

El Grupo Popular en el Parlament requiere que se reorganice una auténtica política de apoyo a las empresas industriales y además que se reactiven las ayudas que dejaron de abonarse durante el pasado año por falta de dotación para que cumplan con la finalidad para la que se crearon.

 

La diputada menorquina ha solicitado también que el Parlament encargue al Govern el restablecimiento de las cantidades que podrá percibir una empresa que se acoja a las medidas de mejora y modernización, que, como se ha comentado, se limitaron el pasado año.

 

REGIMEN ESPECIAL BALEAR

 

El Partido Popular insiste e insistirá en el establecimiento del Régimen Especial Balear, que no ha llegado a desarrollarse. Sugrañes es de la opinión de que está faltando una actitud reivindicativa de la presidenta de la Comunidad Balear ante el Gobierno central, que no ha llegado a desarrollar medidas fiscales que aprobó el Consejo de Ministros el 22 de febrero de 2020.

 

El Grupo Popular volverá a recurrir al Parlament para que el Govern balear reaccione y reivindique ante el gobierno central que se tome en serio un compromiso de apoyo ineludible y estratégico para reducir los costes de insularidad.

 

La diputada Asunción Pons recuerda que en el momento presente no exista ningún calendario para la renegociación de la financiación autonómica, donde deberían incluirse las medidas compensatorias del efecto insularidad.

 

El encarecimiento de costes de carburantes para el transporte marítimo se está repercutiendo desde principios de año a las empresas, en aplicación de la normativa IMO 2020, que obliga a reducir las emisiones de azufre. La consecuencia, una vez más, es una merma de la rentabilidad que además se ha visto agravada por el encarecimiento de los fletes. 

 

Todas estas razones, se esgrimen para solicitar al Govern, por vía parlamentaria, que cree medidas transitorias para reducir y minimizar el impacto de este encarecimiento en los servicios de transporte. De forma paralela se solicita asimismo que el Govern balear  reclame  al Govern central y recupere las cantidades anticipadas para evitar la pérdida de competitividad de la economía balear. 

 

X