El gran despropósito de un gobierno que dice trabajar por las personas

Asusta ver como poquito a poquito, sin ruido, sin camisetas que lo evidencien, las políticas de bienestar social y familia de Menorca van ralentizándose y, lo que es peor, alguna hasta se pone en peligro.

 

La Dependencia no está transferida del Govern al Consell de Menorca por mucho que intente alguien ponerse una medalla y menos mal porque este “presunto” traspaso es lo peor que podíamos haber logrado.

 

Menorca, los menorquines, las personas mayores dependientes, aquellas en donde nosotros mismos engrosaremos las listas, ha perdido nada más y nada menos que un 25% de su dotación económica.

 

Excusa el grupo de gobierno del Consell este recorte en que Menorca “no lo gastaba” ¡Por el amor de Dios!, eso es no tener ni idea de lo que se traen entre manos y mucho menos trabajar por mejorar la vida de los menorquines. ¡Qué peligro!

 

El Govern ha financiado las plazas de dependencia con Menorca a través de convenios anuales que, por cierto, el PP en plena crisis económica consiguió aumentar así como consiguió comprometer más plazas de dependencia para nuestra gente. Concretamente 47 plazas que en dos años de gobierno de izquierdas, con fama de cuidar más a las personas,  no se han preocupado de poner en marcha y se han perdido con este mal acuerdo.

 

La cifra con la que contaba Menorca  para la Dependencia era de  2,1 y 2,4 millones de Euros en los ejercicios 2014 y 2015 respectivamente , garantizada por dicho convenio. Las personas con derecho  a una plaza ,  aportan entre un 20 ó un 25% de su plaza, dependiendo de su situación económica que se descuenta del importe total del coste de las plazas. Por ejemplo, la Ley de Dependencia señala que los grados III tienen prioridad y han de tener plaza los primeros, este grado tienen un coste mayor, los años bisiestos tienen un día más luego hay que pagarlo. Si cualquier dependiente tuviese un problema económico/social , y es frecuente, hay que bajar su tanto por ciento de aportación. Todo esto quedaba absorbido por el importe total del convenio que ahora será el Consell quien deberá afrontarlo directamente de sus presupuestos¡Vamos, los menorquines!

 

Hay que trabajar con “VISION” porque la misión de los gobernantes es defender a la gente a la que representan buscando lo mejor para ella. Por ello debería haberse trabajado incansablemente, de forma eficaz y eficiente para lograr realmente el traspaso de competencias que implicaría entre otras muchas cosas: disponer de todas las plazas de Menorca, incluidas las de los ayuntamientos, gestionar las valoraciones para tener mucha más agilidad y bajar listas de espera con rapidez y, por supuesto, seguir el camino que abrió el PP en la pasada legislatura donde empezó a participar en las mesas de trabajo de Dependencia en Madrid para hacer que se cumpliese la previsión de la Ley en pasar las competencias de las CCAA a los Consells, Cabildos y Diputaciones.

 

Con una buena negociación  de ese dinero podríamos haber conveniado más plazas en Santa Rita o pasar a dependencia  las de la residencia de ancianos del CIME en Mahón, o meter el SAAD (Servicio Atención Alta intensidad Domiciliaria) o los CPA (Centros Promoción Autonomía)….. ¡Tantas cosas que hacer por mejorar la vida de nuestra gente! Sobre todo teniendo en cuenta que el gran reto que tenemos hoy en día es el alarmante envejecimiento de la población.

 

No sea traspasado ninguna competencia, tan sólo se ha eliminado un trámite anual a costa de perder mucho dinero.

 

Con esta actuación del grupo de gobierno del CIME se pone de manifiesto su falta de ambición y su nula visión de futuro además de permitir el juego del Govern al  bajar una financiación básica y transferida, ahora, como gasto corriente con lo que se ha  puesto en peligro la Dependencia.

 

Aurora Herráiz

Consellera del Grupo Popular del CIMe

 

X