El Govern balear aprueba la ecotasa con el sector en contra

El Govern ha aprobado el proyecto de ley del denominado impuesto sobre estancias turísticas y de medidas de impulso del turismo sostenible, conocido popularmente como ecotasa, que supondrá el cobro de un impuesto por pernoctaciones diario de entre 0,25 y 2 euros para los visitantes del archipiélago mayores de 16 años que se alojen en establecimientos reglados.

 

Se trata de un impuesto que resta competitividad es el destino, especialmente a la oferta complementaria, repercute en las estancias largas de familias.

 

La ecotasa ya se implantó en las islas Baleares y dio lugar a perder 1 millones de turistas, Menorca sería la isla más perjudicada por el impuesto. La ecotasa es injusta porque están exentos de pagar el impuesto el 40 % de los turistas que nos visitan, ex: Yates o alquiler turístico.

 

El 84 % del PIB de Menorca es turístico, este es nuestro modelo de producción, la ecotasa la asumirá solo una parte de los sectores productivos.

 

No sabemos cuál será el reparto de la recaudación de la ecotasa por islas, ni a qué se destinará, no hay acuerdo político, Podemos ha denunciado que el impuesto es un fraude a los ciudadanos.

 

Por ahora, el Govern ha incluido partida finalista de 50 mil millones de euros en el Presupuesto para 2016 de la ecotasa que podrían ir destinados a gasto corriente, dado que aún no han especificado a qué se destinarán, pero sí están incluidos en el presupuesto.

 
La ecotasa es “un mensaje a la línea de flotación del turismo” y, en este sentido, lamentamos que haya un Govern que “lleva seis meses lanzando mensajes peligrosos contra el principal sector productivo de nuestra economía: que si el sector turístico masifica, que si destruye territorio, que si hay demasiados turistas, que si el sector es una fuente de explotación laboral”.

 

En cuanto a la aplicación y el objetivo final del nuevo impuesto, no sabemos qué graba, habrá turistas que lo pagarán y otros no, y tampoco sabemos adónde irá la recaudación. Los residentes también tendrán que pagarlo cada vez que se hospeden en un establecimiento hotelero regulado, mayor discriminación sufrirán los menorquines que cada vez que tengan que trasladarse a Mallorca por los motivos que sea, deberán abonar el impuesto.

 

Se crea un impuesto que también tendremos que pagar los residentes, que repercutirá directamente en una retroceso en el consumo y que solo servirá para que este Govern pueda gastar más en altos cargos y en gasto político. Tenemos un Govern al que le gusta subir los impuestos y que cree que esta es la mejor manera de reactivar la economía. Nosotros creemos que es un error subir impuestos ahora.

 

De nuevo, una ocasión desaprovechada por el Govern para buscar el máximo consenso en una medida que requería del acuerdo con el sector y con la mayoría de fuerzas políticas.

 

La patronal hotelera se opone frontalmente a la implantación de un impuesto que considera lesivo para la economía balear en su conjunto y ha anunciado que combatirá el gravamen en los tribunales, como hicieron los empresarios cuando en 2001 se implantó en el archipiélago una ecotasa derogada en 2003.

 

Es más, el sector, por primera vez, no acompaña al Govern en Fitur 2016 como forma de protesta pro las últimas decisiones tomadas.

 

Además, el Govern ha aumentado todos los impuestos, subiendo un 20% las tasas, y creando 5 nuevas tasas y un nuevo impuesto al turismo.

El Govern mediante una triquiñuela legal, aplicará la subida del IRPF y del Impuesto de Patrimonio en las declaraciones de Renta y Patrimonio del año 2015, una medida que afecta a todos los ciudadanos.

X