El Defensor del Pueblo insiste otra vez y pide el fin de la discriminación en Mahón.

  • Nueva comunicación para exigir que el Ayuntamiento haga los deberes y modifique los artículos del reglamento de usos lingüísticos discriminatorios.
  • El PP presenta una moción para que el pleno inste a PSOE y Ara Maó a modificar el reglamento.

Ante la callada por respuesta obtenida en su tercera comunicación al Ayuntamiento de Mahón, el Defensor del Pueblo no se ha dado por vencido y ha remitido de oficio un nuevo requerimiento a la alcaldesa de Mahón, Conxa Juanola, para que informe de las gestiones realizadas en relación a la recomendación emitida por el organismo para que fueran modificados los artículos del reglamento de usos lingüísticos discriminatorios.

A pesar de haber recibido cuatro comunicaciones por parte del Defensor del Pueblo, el gobierno municipal del PSOE y Ara Maó está haciendo caso omiso a su recomendación y está dando muestras de un absoluto desprecio a la institución al mantener intacto el discriminatorio reglamento de usos lingüísticos que incumple el deber constitucional de tratar las dos lenguas por igual.

La cuarta comunicación del Defensor del Pueblo ha tenido registro de entrada en el Consistorio pocos días antes de que se debata en el Pleno del jueves una propuesta de acuerdo presentada por el Grupo Popular en la que el Pleno insta al gobierno “a modificar el reglamento de usos lingüísticos siguiendo las recomendaciones del Defensor del Pueblo con el objetivo de tener una norma que no discrimine a ningún ciudadano en función del uso de cualquiera de las dos lenguas oficiales delante del Consistorio”.

Un segundo punto de la moción promueve el compromiso del Pleno con la Constitución y el Estatuto de Autonomía respecto de no discriminar a ningún ciudadano en el uso de las dos lenguas oficiales.

La portavoz del Grupo Popular y candidata a la Alcaldía de Mahón, Agueda Reynés, califica de “inaudito” que “Conxa Juanola y Hector Pons continúen con la discriminación por cuestiones de lengua, en lugar de promover de forma inmediata la modificación de los artículos que no se ajustan a nuestro ordenamiento”.

“Dime de qué presumes y te diré de qué careces se ha de aplicar al tandem Conxa Juanola y Héctor Pons que se llenan la boca de transparencia cuando la realidad es que el Defensor del Pueblo ha tenido que llamarles la atención cuatro veces y nosotros hemos tenido que recurrir al Consejo de Transparencia para que nos entreguen la auditoria de Hidrobal”, critica Reynés.


Respuesta poco concluyente

En el mes de noviembre, el Defensor del Pueblo, Francisco Fernández Marugán, diputado por el PSOE durante ocho legislaturas, envió un tercer escrito al Ayuntamiento de Mahón en el que pedía al gobierno del PSOE y de Ara Maó, la marca blanca de PSM y Podemos, que deje de marear la perdiz con este asunto y ponga fin de una vez a la discriminación. Dijo el Defensor del Pueblo en relación al escrito presentado por el Ayuntamiento respondiendo a una segunda advertencia ante la falta de respuesta después de la recomendación que “la respuesta de ese Ayuntamiento no termina de ser concluyente respecto a la aceptación o no de la recomendación formulada por esta institución”.

Para el Defensor del Pueblo, la supuesta complejidad de la tramitación de un nuevo reglamento o la modificación del actual no es óbice para que no se ponga en marcha de forma inmediata. No es “imposible ni inabordable, ni que no puedan darse los pasos necesarios para iniciar la tramitación correspondiente”, dice claramente.

Finalmente, exige a Conxa Juanola y a Héctor Pons que digan claramente si “acepta la recomendación formulada”.  

La portavoz del Grupo Popular, Agueda Reynés, insiste en lamentar la “imagen lamentable y poco edificante que está dando el Ayuntamiento de Mahón y, por lo tanto, toda la ciudad, ante sus vecinos y el resto de España” y que no se corresponde “en absoluto al carácter abierto y tolerante que caracteriza a los mahoneses, una sociedad que gracias a su puerto, a sus relaciones comerciales y culturales nunca había dado muestras del sectarismo que desprende la coalición de gobierno, sino de todo lo contrario”.

“Nunca –continua Reynés- debió aprobarse un reglamento que pudiera suponer una discriminación de unos ciudadanos frente a otros por su condición lingüística. Y muchos menos es que después de una queja del Defensor del Pueblo se mire hacia otro lado”.

“Nosotros le ofrecemos a Ara Maó y al PSOE los votos del Grupo Popular para corregir el reglamento y poner fin a la discriminación, tal como reclama el Defensor del Pueblo, por lo tanto, no se trata de un problema de mayorías o minorías, se trata de un problema de falta de voluntad política”, razona la candidata. “Si Ara Maó no quiere, con los votos del PSOE y del PP sería suficiente para aprobar un reglamento moderado, equilibrado, respetuoso, sensato, moderno, abierto y que en lugar de dividir a los mahoneses los una y permita que se sientan orgullosos de su Ayuntamiento, no como ahora que abochorna con actitudes sectarias como éstas”.

X