¿DÓNDE ESTÁS CORAZÓN? NO OIGO TU PALPITAR

El 17 de diciembre de 2014, escribí en este Diario una carta de desamor al presidente del GOB de Menorca, Miguel Camps, carta en la que le explicaba mi sentimiento, profundo y sincero, de tristeza por la situación que se vivió en el último pleno. Una vez más aparecieron un grupo de personas con camisetas anti rotondas, pero en aquella ocasión se mal orquestó la protesta y al grupo de gobierno se nos espetaron verdaderos improperios y se nos desafió con la mirada y el gesto.

 

El tema,  “las rotondas” de la M1. Un tema que algunos sectores de la sociedad utilizaron como piedra angular para desestabilizar la pasada legislatura. Las rotondas parecían haberse convertido en un salvavidas para una Menorca que, para algunos, estaba en grave peligro de extinción.

 

Sin rotondas ya no habría peligro, seguiríamos como los Amish viviendo en el no avance, en el no desarrollo, en el parón.  Cerraríamos los ojos y ya la realidad no se impondría, los coches no saldrían a la carretera, los jóvenes no querrían seguir cruzando la isla para pasar las noches de verbena en verbena y así ¡ya no existiría peligro alguno! No vendrían turistas, porque parece ser que la carretera es la que tiene, en su definición técnica, la capacidad de frenar el desarrollo.

 

¡Qué descanso madre mía!  Por fin se pararon las rotondas, el PP y otros tantos locos como ellos, dejaron de ponernos frente al espejo de la realidad y volver a nuestra cómoda utopía. Volveremos a conseguir tener una carretera que no está a la altura del Siglo XXI y que conseguirá parar el Siglo XXI ¡WUAY!

 

PERO…. Aquí está la solución a la carretera que acaba de ser presentada hace unos días por aquellos que patalearon para parar las rotondas.

 

¡¡¿Entonces?!! ¿qué ha pasado? ¿Los actuales responsables del gobierno de Menorca han caído en la cuenta de la responsabilidad que tienen sobre las vidas de los habitantes de la isla? ¿Se han dado cuenta de que cuando se gobierna no es la añoranza personal la que prevalece? ¿Se han dado cuenta de que es un “NOSOTROS TODOS LOS MENORQUINES” el sujeto que hay que conjugar? ¿De que pasan XXX coches todos los días por ella? ¿De que hay un nuevo dique en Ciudadela y que ahora han de atravesar por la M1 más camiones de carga?

 

¿Qué ha pasado para que todas aquellas camisetas que salieron a la calle, que se presentaron en el pleno con gritos contra los gobernantes de entonces, no estén ahora?¿Dónde está la ‘activista social’ para coger el micrófono en el pleno y contar sus inquietudes y dudas sobre las rotondas?

 

¿Dónde están aquellas personas que también callaron ante la primera macrorotonda que se hizo en la isla, la de Ferreries, y las que tampoco protestaron por horadar una montaña?

 

Y ha pasado un año y siete meses, la carretera parada, todo patas arriba y… ¡aparecen las rotondas como solución!  una vez más dibujadas y ejecutadas por un gobierno de pacto de izquierdas, con el beneplácito del GOB que, además, ha guardado las camisetas y los gritos.

 

¿Dónde estás corazón? No oigo tu palpitar.

 

 

Aurora Herráiz

Consellera del Grupo Popular del CIMe

 

X