El Defensor no se traga la treta y exige que aclare si pondrá fin a la discriminación

  • El Defensor del Pueblo Marugán vuelve a la carga con el plan de usos lingüísticos ante la bochornosa inacción intencionada de PSOE y Ara Maó que se niegan a iniciar los trámites para modificar los artículos discriminatorios
  • Agueda Reynés ofrece los votos del PP: “No se trata de mayorías, se trata de voluntad política”
  • “El Ayuntamiento de Mahón está dando una imagen de sectarismo que avergüenza a los mahoneses”

El Defensor del Pueblo no se ha tragado la treta utilizada por la ecocatalanista Concha Juanola y el socialista Héctor Pons con el único objetivo de mantener vigente el plan de usos lingüísticos del Ayuntamiento de Mahón que discrimina a los ciudadanos que quieren ser informados en castellano, haciendo caso omiso a la queja emitida por dicho organismo.

 

Francisco Fernández Marugán, diputado por el PSOE durante ocho legislaturas y actual Defensor del Pueblo, ha enviado un tercer escrito al Ayuntamiento de Mahón en el que pide al gobierno del PSOE y de Ara Maó, la marca blanca de PSM y Podemos, que deje de marear la perdiz con este asunto y ponga fin de una vez a la discriminación. Dice el Defensor del Pueblo en relación al escrito presentado por el Ayuntamiento respondiendo a una segunda advertencia ante la falta de respuesta después de la recomendación que “la respuesta de ese Ayuntamiento no termina de ser concluyente respecto a la aceptación o no de la recomendación formulada por esta institución”.

 

Para el Defensor del Pueblo, la supuesta complejidad de la tramitación de un nuevo reglamento o la modificación del actual no es óbice para que no se ponga en marcha de forma inmediata. No es “imposible ni inabordable, ni que no puedan darse los pasos necesarios para iniciar la tramitación correspondiente”, dice claramente.

 

Finalmente, exige a Conxa Juanola y a Héctor Pons que digan claramente si “acepta la recomendación formulada”.  

 

La portavoz del Grupo Popular, Agueda Reynés, lamenta la “imagen que está dando el Ayuntamiento de Mahón y, por lo tanto, toda la ciudad, ante sus vecinos y el resto de España” y que no se corresponde “en absoluto al carácter abierto y tolerante que caracteriza a los mahoneses, una sociedad que gracias a su puerto, a sus relaciones comerciales y culturales nunca había dado muestras del sectarismo que desprende la coalición de gobierno, sino de todo lo contrario”.

 

“Nunca –continua Reynés- debió aprobarse un reglamento que pudiera suponer una discriminación de unos ciudadanos frente a otros por su condición lingüística. Y muchos menos es que después de una queja del Defensor del Pueblo se intente tergiversar en lugar de corregir el error original”.

 

“Es evidente que no se trata de un error y que la discriminación a los mahoneses forma parte de su forma de hacer política, algo con lo que estamos totalmente en contra y que es bochornoso”, añade.

 

“Nosotros le ofrecemos a Ara Maó y al PSOE los votos del Grupo Popular para corregir el reglamento y poner fin a la discriminación, tal como reclama el Defensor del Pueblo, por lo tanto, no se trata de un problema de mayorías o minorías, se trata de un problema de falta de voluntad política”, razona la también diputada en el Congreso.

 

“Si Ara Maó no quiere, con los votos del PSOE y del PP sería suficiente para aprobar un reglamento moderado, equilibrado, respetuoso, sensato, moderno, abierto y que en lugar de dividir a los mahoneses los una y permitan que se sientan orgullosos de su Ayuntamiento, no como ahora que abochorna con actitudes sectarias como éstas”.

 

“Estamos perdiendo un tiempo inmenso en lugar de ponernos a trabajar en resolver esta cuestión”, sentencia Reynés.

No Comments

Post A Comment

X