El Grupo Popular cree indispensable exigir PCR negativas a turistas nacionales y extranjeros y residentes, complementar esa medida con la toma de temperatura y, en caso de sospecha, practicar un test de antígenos.

La portavoz Misericordia Sugrañes pedirá a la presidenta Susana Mora que cierre acuerdos para que las fuerzas de seguridad o servicios asistenciales puedan controlar el cumplimiento de cuarentenas y confinamientos.

El objetivo de estas medidas es conseguir que la isla sea territorio libre de covid, recuperar la confianza de los mercados y favorecer la reactivación económica 


Por interés de todos los ciudadanos, por responsabilidad general y también para poder facilitar el relanzamiento económico de Menorca el Grupo Popular pedirá en el próximo pleno del
Consell de Menorca que creen definitivamente controles sanitarios en las llegadas y salidas de la isla.Así lo ha anunciado ya la portavoz del grupo, Misericordia Sugrañes, que hoy ha registrado una propuesta de acuerdo para ser tratada en el próximo pleno.

La propuesta del grupo pasa por establecer la obligatoriedad de acreditar una prueba PCR con diagnóstico negativo realizada pocos días antes de tomar un vuelo o embarcar rumbo a la isla o salir de ella. El tiempo exacto en que la prueba podrá considerarse como válida deberán establecerla los expertos sanitarios.

Además, el PP propugna que se activen los dispositivos de control de temperatura y se apliquen a todos los pasajeros para que, en el caso, de detectarse estados febriles pueda reforzarse el cordón sanitario con un test de antígenos.

Lo que se pretende es extremar las garantías de un estado sanitario óptimo, que aún hay que conseguir, para mantener la isla como territorio seguro.

El Grupo Popular defiende que estas medidas resultarán efectivas para aislar cualquier posible foco de infección y también para dar seguridad a los mercados internacionales. El PP sostiene que hay que aprovechar la condición de territorio insular que posibilita ese tipo de controles en entradas y salidas, asegurar un buen estado sanitario y difundirlo como garantía de seguridad entre los visitantes de la próxima temporada.

Aún hay un último aspecto y se refiere a estrechar un cerco de control entre las personas que bien por diagnóstico positivo bien por haber estado en contacto con algún  infectado tienen que permanener confinados en su domicilio o guardar cuarentena hasta que se descarte la afectación por coronavirus.

Sugrañes considera que es importantísimo en todos los sentidos conseguir derrotar al coronavirus y mantener la tranquilidad de residentes y visitantes. Solo así podremos establecer unos corredores seguros, minimizar cualquier posible incidencia, y devolver la tranquilidad de destino seguro y libre de covid. “Tenemos –ha dicho—unos meses por delante que son muy valiosos para ir ganando la batalla a esta epidemia y para posicionarnos con marca de destino libre de covid”.

La portavoz del PP considera que es una tarea de todos entablar esta batalla pero al mismo tiempo destaca que habrá que aplicar rigor y exigencia a todos los que aún tienen tentaciones de saltarse las recomendaciones y actúan imprudentemente como vectores de propagación. En este sentido, la propuesta del Grupo Popular incide en cerrar un cerco de control con ayuda de las fuerzas de seguridad y los ayuntamientos para evitar que se produzcan transgresiones de normas básicas. Las personas infectadas o bajo sospecha de haber contraído el virus deben respetar el confinamiento que estipulen las autoridades sanitarias y alguien debe procurar que así se cumpla. La propuesta del PP pide por ello a la presidenta del Consell que realice las gestiones necesarias para organizar esa vigilancia necesaria.

X